Archivos para el mes de: febrero, 2017

aspasia-de-mileto-en-mujeres-al-borde-de-un-ataque-de-nervios-de-xavier-valderas-con-pericles

_No estoy de acuerdo contigo, estimado Sócrates, pues encuentro que la verdad no puede ser tan solo una y la misma para todos, hombres y mujeres
_ ¿ No has observado, estimada Aspasia, cuan similar es la verdad de Milesias y Corintias, o de Espartanas y Atenienses, si eliminas de ella todo aquello que solo es asequible a los ojos físicos y la contemplas solo con los ojos del alma?
_ Pero maestro, sólo con mi alma me observo y veo cosas en mi interior que ni de lejos otras personas podrían atisbar. Mis viajes como comerciante me han concedido el privilegio de vivir y conocer de cerca cosas que en su momento me parecieron absolutas y que solo en el siguiente puerto reconocí como relativas.
– No has mirado realmente con los ojos del alma, estimada Aspasia, pese a ser una de mis mejores discípulas, no has atisbado la luz del sol y te contentas con su falso reflejo. Sigue el duro ascenso del conocimiento y solo entonces accederás al idea de bien, reina entre todas, que te permitirá mirar directamente a la luz sin cegarte.
_ Lo intento maestro, pero el ascenso es duro, a pesar de hacerlo de la mano de las más sabias atenienses que me acompañan en el camino…
_No desesperes, estimada Aspasia, pues en tu alma está esa racionalidad que te permitirá algún día ver la luz del sol y gobernar la ciudad, como corresponderá a tu estatus de filósofa. Y entonces no lo desearás pues preferirás deleitarte mirando y desentrañando ese reino de las ideas en que por fin, habrás hallado la verdad que buscas.

desktop4

¿ Cuál de los dos te parece más hiriente?

Y si te parece poco, mira la RAE y busca la definición de humano:
humano, na
Del lat. humānus.
1. adj. Dicho de un ser: Que tiene naturaleza de hombre (‖ ser racional). U. t. c. s., frec. m. pl. para referirse al conjunto de los hombres. La relación entre un dios y una humana. El lenguaje de los humanos.
2. adj. Perteneciente o relativo al hombre (‖ ser racional).
3. adj. Propio del hombre (‖ ser racional).
4. adj. Comprensivo, sensible a los infortunios ajenos.
¿ Seremos humanas las mujeres?

mujer
Del lat. mulier, -ēris.
1. f. Persona del sexo femenino.
2. f. mujer que ha llegado a la edad adulta.
3. f. mujer que tiene las cualidades consideradas femeninas por excelencia. ¡Esa sí que es una mujer! U. t. c. adj. Muy mujer.
4. f. Esposa o pareja femenina habitual, con relación al otro miembro de la pareja.
5. interj. U. para indicar sorpresa o asombro, o con un matiz conciliador, exclusivamente cuando el interlocutor es una mujer. ¡Mujer, no te enfades!

Pues resulta que muchas no somos mujeres….

mujer de gobierno
1. f. desus. mujer de su casa.
2. f. desus. Criada que tenía a su cargo el gobierno económico de la casa.
mujer de la calle
¿ Qué es un hombre de gobierno?
1. f. mujer normal y corriente.
2. f. Prostituta que busca a sus clientes en la calle.
mujer de punto
1. f. desus. mujer honrada y decente.
mujer del partido
1. f. prostituta.
mujer fatal
1. f. mujer que ejerce sobre los hombres una atracción irresistible, que puede acarrearles un fin desgraciado.
mujer mundana
1. f. p. us. prostituta.
mujer objeto
1. f. mujer que es valorada exclusivamente por su belleza o atractivo sexual.
mujer orquesta
1. f. mujer que lleva sobre sí un conjunto de instrumentos que toca simultáneamente como espectáculo.
2. f. mujer que se ocupa de diversas tareas o funciones, simultaneándolas o compatibilizándolas.
mujer pública
1. f. prostituta.
pobre mujer
1. f. mujer de cortos talentos e instrucción.
2. f. mujer de poca habilidad y sin vigor ni resolución.
buena mujer
1. expr. rur. U. para llamar o dirigirse a una desconocida.
de mujer a mujer
1. loc. adv. Con sinceridad y en igualdad de condiciones.
ser mujer una niña o adolescente
1. loc. verb. Haber tenido la menstruación por primera vez.
pez mujer

Todo nos lleva a lo mismo: ¡¡¡prostituta!!!

darwinismo-social

esquema-darwinismo-social-2

En general los estereotipos afectan por igual a hombres y mujeres. Sin embargo a lo largo de la historia han sido las mujeres las que han ocupado la posición de inferioridad y sumisión generada por esos estereotipos, con lo cual podríamos decir que el impacto que estos estereotipos tienes sobre las mujeres es más decisivo y nocivo.
Para contrarrestar los estereotipos que vemos en el video

creo que la mejor manera es hacerlos explícitos, reflexionar sobre ellos y buscar una razón por la que las cosas deban ser así o el origen que genera este estereotipo. En general ser crítico y reflexivo al respecto a fin de conocer las verdaderas causas del mismo. Otro modo importante de lucha contra ello es compartir estas reflexiones y facilitar que la gente en nuestro contexto las haga también. Y sobre todo dar ejemplo, es decir, hacer y sentir lo que realmente deseamos y no lo que los estereotipos hacen que deseemos y llevemos a cabo
preview-650x341-98-1458822922

En esta imagen vemos como los rótulos usados en los lavabos son muy sexistas. Este en concreto parte del estereotipo de que las mujeres hablan sin parar. Yo no me siento identificada con este rótulo, por lo tanto considero que hay que luchar contra su existencia.
Una propuesta de actividad es hacer explícito que se trata de un estereotipo y proponer su cambio desde el diálogo y la reflexión. Sobre todo en organismos públicos y centros educativos.
Estos dos por ejemplo, que son los más habituales, deberían ser sustituidos por otra propuesta no sexista dialogada y consensuada por los usuarios del lavabo
img-20161231-wa0010

img-20161231-wa0011

Por ejemplo:
2019705-650-1459421437-funny-bathroom-signs-621__605

hannah_arendt1
HANNAH ARENDT
http://www.biografiasyvidas.com/biografia/a/arendt.htm
(Hannover, 1906 – Nueva York, 1975) Filósofa alemana. De ascendencia judía, estudió en las universidades de Marburgo, Friburgo y Heidelberg, y en esta última obtuvo el doctorado en filosofía bajo la dirección de K. Jaspers. Con la subida de Hitler al poder (1933), se exilió en París, de donde también tuvo que huir en 1940, estableciéndose en Nueva York. En 1951 se nacionalizó estadounidense. En Los orígenes del totalitarismo (1951), su obra más reconocida, sostiene que los totalitarismos se basan en la interpretación de la ley como «ley natural», visión con la que justifican la exterminación de las clases y razas teóricamente «condenadas» por la naturaleza y la historia. Otras obras suyas son La condición humana (1958), Eichmann en Jerusalén (1963), Hombres en tiempos sombríos (1968), Sobre la violencia (1970) y La crisis de la república (1972).

Hannah Arendt
Conocida principalmente como ensayista política, Hannah Arendt también fue una crítica literaria sutil y atenta. Entre 1924 y 1929 cursó estudios de filosofía y teología, primero en Marburgo y en Friburgo y, finalmente, en Heidelberg. Tuvo por maestros a Edmund Husserl, Martin Heidegger y Karl Jaspers. Con este último se licenció en 1928. Obligada a abandonar la Alemania hitleriana en 1933, se trasladó a Francia. Internada en 1940 con otros emigrados, consiguió huir durante la ocupación, instalándose en Estados Unidos. Allí colaboró en numerosas revistas y, tras haber sido invitada sucesivamente por las universidades de Berkeley y Chicago, enseñó teoría política en la School for Social Research de Nueva York.
Autora de numerosas obras, se dio a conocer en 1951 con un trabajo titulado Los orígenes del totalitarismo, en el que, mediante el análisis del imperialismo del siglo XIX y de los regímenes totalitarios del XX, intentaba reconstruir las vicisitudes histórico-políticas que desembocaron en el antisemitismo. De todos modos, este aspecto fundamental de su obra siempre se halla inserto en el cuadro de una reflexión más general sobre la noción de política en el mundo moderno, como sucede en La condición humana (1958), obra en la que la autora se interroga sobre los núcleos esenciales de los conceptos políticos clave, como los de democracia, poder, violencia o dominio.
Puesto que el carácter público de la felicidad y la libertad, que Hannah Arendt identificaba respectivamente con las revoluciones francesa y americana (así en Sobre la revolución, 1963), se ha perdido en nuestra tradición, su proyecto se inserta en el ámbito casi utópico de una democracia radical que no se base sobre el principio de soberanía. En su último trabajo, La vida del espíritu, en tres volúmenes y que quedó inacabado, es evidente la referencia cada vez más clara a la influencia del pensamiento de Martin Heidegger, y a la renovación de las reflexiones de la tradición hebraica sobre las nociones de voz, escritura y trazo.
La finalidad de Los orígenes del totalitarismo (obra que sería reelaborada y traducida al alemán por su misma autora para una edición de 1955, prologada por Karl Jaspers) es demostrar que el nacionalsocialismo y el bolcheviquismo son distintos del despotismo y la tiranía, las formas de ejercicio autoritario del poder conocidas desde la antigüedad. Las condiciones y los procesos sociales que condujeron al totalitarismo y al sistema burocrático terrorista de los campos de concentración se analizan sirviéndose de abundante material documental. La autora divide su investigación en tres partes: antisemitismo, imperialismo y totalitarismo.
Según Arendt, los orígenes del totalitarismo se hallan “en la ruina y disgregación de los estados nacionales y en el desarrollo anárquico de las modernas sociedades de masas”. Los distintos elementos desencadenados en este proceso de disgregación son presentados en las dos primeras partes del libro hasta llegar a sus orígenes históricos, para ser descritos, en la tercera, en su “cristalizada forma totalitaria”. Arendt afirma que el antisemitismo (como concepción política, producto de los últimos decenios del siglo XlX) no puede explicarse simplemente como “odio por los judíos”; las ideas de dominio y persecución nacieron de los lugares comunes antisemitas de la ideología política burguesa cuando se disgregó el estado nacional con sus mecanismos de control.
En el desarrollo de la emancipación política de la burguesía hacia “la alianza entre capital y plebe” y en la sociedad dominada por el concepto seudocientífico de raza, con su máquina burocrática para la aniquilación, Arendt reconoce el resultado “de la propaganda y la organización totalitaria”. El aparato estatal se independiza, la política secreta substituye a las leyes y la justicia y los campos de concentración y exterminio “sirven al régimen totalitario como laboratorios para la comprobación de su pretensión de dominio absoluto sobre el hombre”. El nacionalsocialismo y la dictadura de los soviets sólo son posibles, según la autora, porque en estos sistemas “cada persona es reducida a una inmutable identidad de reacciones, de manera que cada uno de estos haces de reacciones puede intercambiarse por cualquier otro”; y uno de los motivos por los cuales el hombre moderno se convierte tan fácilmente en víctima de los movimientos totalitarios es “su creciente distanciamiento”.

DETALLES DE ELLA
A) Interés en comprender desde una perspectiva novedosa los acontecimientos que vivió su siglo
Los orígenes del totalitarismo : Mediante el análisis del imperialismo del siglo XIX y de los regímenes totalitarios del XX, intentaba reconstruir las vicisitudes histórico-políticas que desembocaron en el antisemitismo. Arendt afirma que el antisemitismo (como concepción política, producto de los últimos decenios del siglo XlX) no puede explicarse simplemente como “odio por los judíos”; las ideas de dominio y persecución nacieron de los lugares comunes antisemitas de la ideología política burguesa cuando se disgregó el estado nacional con sus mecanismos de control. Uno de los motivos por los cuales el hombre moderno se convierte tan fácilmente en víctima de los movimientos totalitarios es “su creciente distanciamiento”. Arendt pone de relieve cómo, sobre el trasfondo de la sociedad de masas y de la caída de los estados nacionales a causa del imperialismo, las formas políticas tradicionales, especialmente los partidos, fueron más débiles que los movimientos totalitarios, con sus nuevas técnicas de propaganda de masas.
B) Demostró valor personal, por ejemplo a través de su trabajo en organizaciones judías durante el nazismo. Sus posicionamientos personales y públicos frente a los acontecimientos políticos causaban a menudo controversias entre sus oponentes
En los años siguientes trató en diversas ocasiones la discriminación de los negros en los EE. UU., la «cuestión negra», cuya solución consideraba imprescindible para la existencia de la República. Condenó en numerosas ocasiones la Guerra de Vietnam, por ejemplo tras un análisis de los Papeles del Pentágono, que publicó bajo el título Lying in Politics (La mentira en la política) en 1971.
C) Acuñó un término que hoy sobrevive y es esencial en el contexto filosófico y político – moral. Fue una pensadora original, que no se sometió a ninguna escuela sino que inició un camino independiente y propio
Para referirse a Eichmann, «la banalidad del mal», acabó convirtiéndose en una frase hecha. Que un tal alejamiento de la realidad e irreflexión en uno puedan generar más desgracias que todos los impulsos malvados intrínsecos del ser humano juntos, eso era de hecho la lección que se podía aprender en Jerusalén. Pero era una lección y no una explicación del fenómeno ni una teoría sobre é el ser humano es un ser que actúa libremente y es responsable de sus actos. Por lo tanto, la culpa recaería sobre unas determinadas personas. Rechaza decididamente la idea de una culpa colectiva.
«Donde todos son culpables, no lo es nadie […]. Siempre he considerado como la quintaesencia de la confusión moral que en la Alemania de la posguerra aquellos que estaban completamente libres de culpa comentaran entre ellos y aseguraran al mundo cuán culpables se sentían, cuando, en cambio, sólo unos pocos de los criminales estaban dispuestos a mostrar siquiera el menor rastro de arrepentimiento.» La maldad, el mal, Arendt lo considera como un fenómeno de falta de juicio. El ser humano siempre está relacionado con otros –también en el crimen–, desarrolla una voluntad que está enfrentada a la voluntad de otros y debe reflexionar sobre sus acciones; si no, se convierte en alguien dirigido (getriebene).
No existe ninguna escuela filosófica o política que se remonte a Hannah Arendt. Su extensa y variada obra ofrece la posibilidad de escoger párrafos y citas para justificar el punto de vista propio. Según sus propias palabras, al contrario que otros muchos intelectuales importantes contemporáneos, no fue nunca socialista o comunista, pero tampoco completamente sionista, ni se la podía incluir en ningún otro esquema. Esta es la razón de que durante mucho tiempo sólo unos pocos científicos, como Ernst Vollrath,119 estudiaran en profundidad la obra completa de Arendt. Esto ha cambiado radicalmente en los últimos años. En la época de los postmodernos, su «pensamiento sin barandillas» individual es más bien apreciado, entre otras razones porque, como se señala a menudo, su camino vital e intelectual muestran una gran coincidencia.
SUS ACTIVIDADES FAVORITAS
_ Las amistades tenían mucha importancia en la vida de Hannah Arendt. Además de su estrecha relación de compañerismo con su esposo, que murió en 1970, Arendt cultivó intensas amistades con, entre otros, Mary McCarthy, Kurt Blumenfeld, Uwe Johnson, pero sobre todo con Karl Jaspers y también, hasta el final, con Martin Heidegger.
_El estudio y el interés por el mundo cultural que le rodea. En 1920, a los catorce años, ya había leído la Crítica de la razón pura (1781) de Kant y la Psicología de las concepciones del mundo (1919) de Jaspers. En 1924(con 18 años) comenzó sus estudios en la universidad de Marburgo (Hesse) y durante un año asistió a las clases de Filosofía de Martin Heidegger y de Nicolai Hartmann, y a las de teología protestante de Rudolf Bultmann, además de griego.
RECUERDO DE UNA ACCIÓN MEMORABLE.
_ Su lucha por la libertad y el estado de derecho
_ De abril a junio de 1961, Arendt asistió como reportera de la revista The New Yorker al proceso contra Adolf Eichmann en Jerusalén. De ahí surgieron inicialmente algunos artículos y después su libro más conocido y más discutido hasta el presente, Eichmann en Jerusalén (EeJ), con el subtítulo Un informe sobre la banalidad del mal. Se publicó primero en 1963 en EE. UU. y poco después en Alemania Occidental.
_ Mantuvo su amistad con el filósofo Heidegger a pesar de que este se mostró favorable al régimen nazi, motivo por el cual ella hubo de emigrar de Alemania

https://www.youtube.com/watch?v=jDriL5CUmjU
entre-lobos

el-pequeno-salvaje

jane-goodall

jane-goodall-xlsemanal-chimpances-4-643x1024

stereotypes-about-the-gender-in-fifty-shades-os-gray

50-sombras-andreapptx

andrea-m

irene

los-estereotipos-de-genero-en-50-sombras-de-grey-1

mireia

paola

Interesantes críticas. Menos mal que algunas no se dejan seducir….
th

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación: