Archivos para el mes de: octubre, 2013

El_bosque-258652472-main[1]

El bosque( Título original The Village)
Año2004
Duración108 min.
País Estados Unidos
Director : M. Night Shyamalan
GUION: Ambientada en 1897, cuenta la historia de una comunidad que reside en una aldea de Pensylvania rodeada de bosques. En ellos habitan unos extrañas bestias con las que tienen un pacto: los humanos no atravesarán el bosque y las bestias no entrarán en la aldea. La acción de El bosque está localizada en un lugar y una época indeterminados; podría tratarse del este de Estados Unidos, a finales del siglo XIX. Todo transcurre en las inmediaciones de un pequeño pueblo llamado Covington, situado en medio de un paraje natural de increíble belleza. Este idílico entorno contrasta poderosamente con la actitud de los lugareños, que viven atemorizados por las criaturas demoniacas que, al parecer, se esconden en las zonas boscosas que rodean la aldea.
Por culpa de estas bestias sanguinarias, capaces de despedazar animales y hombres, los habitantes de Covington se han visto obligados a permanecer aislados del resto del mundo. Desde hace décadas, todos acatan sin rechistar una serie de reglas impuestas por sus antepasados. Según los más veteranos, estas reglas sirven para evitar el ataque de los monstruos.
En este ambiente de superstición e ignorancia, marcado por el fundamentalismo religioso y la represión de las pasiones más básicas, sólo algunos jóvenes se atreven a plantar cara a los mayores. Uno de estos jóvenes, Lucius (Joaquin Phoenix), está dispuesto a internarse en los bosques para ir en busca de medicinas y alimentos.
Lucius cuenta con el apoyo incondicional de la chica de la que se ha enamorado, Ivy (Bryce Dallas Howard), una joven ciega que es hija del patriarca de la comunidad, Edward Walker (William Hurt), un tipo estirado e impenetrable, defensor a ultranza de las viejas tradiciones. Walker, por otra parte, mantiene un discreto idilio con la atractiva madre del joven rebelde, la viuda Alice Hunt (Sigourney Weaver), lo que enturbia aún más las relaciones entre ambos.
En la trama coral también intervienen otros personajes importantes. Judy Greer interpreta a Kitty, la hija mayor de Walker, que compite con su hermana por los favores de Lucius; el oscarizado Adrien Brody encarna a Noah, el tonto del pueblo, locamente enamorado de Ivy; Brendan Gleeson es el señor August Nicholson, uno de los pocos adultos de la película que inspiran confianza, y Michael Pitt hace el papel de Jamison, amigo íntimo de Ivy y posible víctima propiciatoria.
No conviene añadir mucho más acerca del argumento y los protagonistas de El bosque, porque se puede correr el peligro de dar demasiadas pistas sobre su final sorpresa. Baste decir que, al igual que en El sexto sentido y El protegido, en los últimos minutos de este cuento de miedo con enigma se desvela un gran secreto que pone en entredicho todo lo que se ha visto y oído anteriormente.
Para dar forma definitiva al guión de El bosque, Shyamalan afirma haberse inspirado en la novela Cumbres borrascosas, de Emily Brontë, y en el clásico del cine fantástico King Kong, dirigido por Ernest B. Schoedsack y Merian C. Cooper en 1933.
La ambientación de época y la atmósfera opresiva que envuelven a los personajes del filme son similares a las descritas en el libro, y la idea de una comunidad aislada que vive aterrorizada por una amenaza exterior remite al drama de los nativos de la Isla de la Calavera en King Kong, obligados a practicar sacrificios humanos para calmar la furia del gorila gigante y mujeriego que habita en la jungla circundante.
El doble atentado del 11-S contra las Torres Gemelas de Nueva York también figura entre los referentes del último trabajo de Shyamalan. Según sus propias palabras: «No he hecho una película de terror, sino sobre el terror. Sobre cómo el pánico puede llegar a convertirse en un instrumento político de control. Para mí, El bosque es, por encima de todo, una historia de amor. Porque el amor es lo único que puede vencer al terror».
Fiel al estilo perfeccionista y obsesivo que le caracteriza, el director preparó el rodaje de El bosque trabajando durante dos meses y medio con su dibujante de story-boards habitual, Brick Mason. Antes de empezar a filmar las primeras imágenes ya tenía toda la película dibujada sobre papel, plano por plano. También obligó a los actores a pasar una larga temporada en un campamento de girl-scout’s, donde tuvieron que convivir en las mismas y precarias condiciones que sus personajes.
CUESTIONARIO
Todas las cuestiones han de contestarse con referencia a la película.
1.En la película se viven dos realidades paralelas: la de los engañadores y la de los engañados. ¿Cuál de las dos es la real? Analiza desde la película la posición de los que descubren el engaño. ¿ hasta qué punto vale la pena vivir en el engaño, a pesar de que descubrirlo signifique una vida más difícil?
2.Extrapola la situación que plantea la película a la vida real y comenta similitudes
3.¿ Quiénes serían los engañadores y quiénes los engañados?
4.Según esta frase del comentario a la película:” En este ambiente de superstición e ignorancia, marcado por el fundamentalismo religioso y la represión de las pasiones más básicas, sólo algunos jóvenes se atreven a plantar cara a los mayores. ” ¿ qué mecanismos quedan a las personas para descubrir los engaños.?
5. Establece criterios razonables para separar el conocimiento de lo que no lo es. Explica al hilo de este razonamiento en qué consiste el pensamiento mítico y el racional siguiendo ejemplos de la película.

Anuncios

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/10/01/espana/1380642453.html

Intelectuales españoles contra la reducción de la Filosofía en el sistema educativo español

¿Cómo se elabora un texto argumentativo?

Para elaborar un texto argumentativo necesitamos:
•Una tesis (el tema de que va a tratar la argumentación).
•Un título (preferentemente un Sintagma Nominal).
•Tres párrafos (separados cada uno de ellos por un espacio): •Párrafo 1: Exposición de la tesis. Aparece la palabra clave o tesis de la argumentación.
•Párrafo 2: Argumentación. Se exponen los tipos de argumentos que se crean convenientes.
•Párrafo 3: Conclusión. Breve resumen del texto argumentativo. En él vuelve a aparecer la tesis y se puede repetir o redactar algún nuevo argumento.

•Argumentos (párrafos dos y tres) •Dos argumentos a favor.
•Dos argumentos en contra.
•Un argumento de experiencia personal (opcional).
•Un argumento que se considere lógico y razonable (opcional).
•Un argumento que sirva como ejemplo (opcional).
•Un argumento de la mayoría (opcional).
•Argumento de autoridad (opcional).

•Conectores textuales

TODO SE PUEDE APRENDER, TODO SE PUEDE ENSEÑAR
http://justificaturespuesta.com/como-ensenar-a-redactar-un-texto-argumentativo/

Cómo estudiar Filosofía
(http://www.webdianoia.com/estudiar/resumen.htm)
El análisis de un texto filosófico

El análisis, según la definición que podemos encontrar en cualquier diccionario, consiste básicamente en “la distinción y separación de las partes de un todo hasta llegar a conocer sus principios o elementos.” El análisis filosófico se atiene, por lo tanto, a dicha definición, consistiendo básicamente en dicha operación; pero hay una característica que ha constituido desde siempre una de las partes fundamentales de todo análisis filosófico: el conocimiento de la estructura argumentativa del texto objeto de análisis.
A diferencia del resumen, que consiste básicamente en transmitir abreviadamente el contenido esencial de un texto, el análisis consistirá en explicar dicho texto. Es decir, básicamente, en explicar su significado y su estructura argumentativa (lo que se dice y cómo se dice). El análisis no es todavía un comentario de texto sino, junto con el resumen, el paso previo a todo comentario de texto (o una parte del comentario de texto, según la escuela metodológica que se siga).

1)Analizar es, pues, explicar los contenidos de un texto, es decir, las ideas y conceptos que en él se expresan; y también explicar las relaciones que existen entre esas ideas, conceptos, es decir, explicar su estructura argumentativa.

2)En primer lugar hemos de fijar el sentido del texto, lo que podemos hacer apoyándonos en la técnica del resumen, hasta estar seguros de lo que el autor nos quiere transmitir. Hemos de distinguir lo esencial de lo secundario; y ser capaces de discernir las razones en las que se apoya para afirmar lo esencial del texto. Esta distinción nos orienta, por supuesto, respecto a la estructura argumentativa del texto.

3)En el análisis hemos de dejar clara la distinción entre las partes del texto, explicando su significado y su papel en la argumentación de conjunto, dando las referencias precisas de las líneas en que se encuentran y añadiendo todas las observaciones que consideremos necesarias para aclarar tanto su significado como el papel que juegan en el conjunto.

4)La estructura lógica de un texto, su estructura argumentativa, no tiene por qué coincidir con su presentación literaria. Ésta responde a la presentación de una idea o de un conjunto de ideas, pero puede que nos confunda sobre su estructura lógica: la estructura lógica es un “todo” en el que, partiendo de determinadas premisas, y por lo general a través de un razonamiento intermedio, se llega a una determinada conclusión. La recursos retóricos y literarios pueden hacer que sea conveniente presentar de modos muy diversos los elementos de la argumentación.

Cuestiones prácticasA)Para realizar un análisis debemos comenzar la lectura del texto buscando el significado y la estructura lógica del mismo. Por lo que respecta a la estructura, hemos de prestar atención a los párrafos en que se divide el texto, así como a los signos de puntuación y a todas aquellas partes del lenguaje -conjunciones, adverbios…- que ponen en relación las distintas partes del texto. Hemos de atender igualmente a todas las expresiones utilizadas por el autor para fijar el orden y la importancia de los contenidos, así como la naturaleza propia de su discurso.

B)Hay que releer el texto tantas veces como sea necesario hasta estar completamente seguros de haber determinado su sentido y estructura.

C)Al tiempo que hacemos este trabajo podemos ir anotando todas las sugerencias que se nos vayan ocurriendo: aunque la mayoría no vayan a resultar fructíferas siempre habrá algunas que podrán sernos útiles, ya para fijar el sentido del texto o su estructura, ya para un posible y ulterior comentario (si el análisis que estamos realizando forma parte de un comentario de texto).

D)Resumir el texto nos permite, por supuesto, comprobar el grado de comprensión del mismo que hemos alcanzado.

E)Hemos de dar todas las explicaciones que consideremos necesarias para fijar con precisión el significado del texto y su estructura argumentativa.

F)Como se ha dicho más arriba, prestar atención a los términos en los que se expresan las distintas transiciones lógicas es fundamental para obtener rápidamente la comprensión de la estructura lógica. A continuación presentamos aquellas expresiones más comúnmente utilizadas relacionadas con su valor lógico:

1-La expresión de la continuidad lógica entre dos proposiciones. -Para recalcar la identidad o equivalencia: es decir, o sea, en otras palabras, en una palabra, brevemente, en resumen, del mismo modo, lo mismo ocurre, así, así como, como, etc.
-Para recalcar el fin: por esto, por ello, a fin de que, con este fin, en esta perspectiva, en vistas a, etc.
-Para recalcar la causa: a causa de, por este motivo, por el hecho, lo que hace que, etc.
-Para recalcar la consecuencia: pues, de ahí, de donde, en consecuencia, por consiguiente, por lo que, por lo tanto, etc.
-Para recalcar la simultaneidad o implicación lógica: al mismo tiempo, correlativamente, por lo mismo, teniendo en cuenta el hecho, etc.
-Para recalcar la idea de medida o proporción: en tanto que, tanto como, tanto más que, etc.

Cómo estudiar. El resumen El resumen consiste básicamente en la reducción a términos breves y concisos de lo esencial de un asunto o materia. La capacidad de resumir va ligada, por lo tanto, a la capacidad de comprender con precisión lo que se considera esencial. En cuanto tal, es el paso previo a todo análisis y comentario de texto, por cuanto nos garantiza que hemos comprendido con exactitud lo esencial de aquello que tenemos, posteriormente, que analizar o comentar.
1) Lo que no es un resumen

1.Un resumen no es un esquema, ni un conjunto de notas ordenadas, sino una abreviación del texto original que debe presentarse con una redacción clara, lógica y bien encadenada.

2.Tampoco es un mosaico, es decir, una colección de fragmentos arrancados del texto: se trata, más bien, de asumir el pensamiento del autor y expresarlo uno mismo como si fuera el autor. No obstante, siempre que sea necesario, podrá reproducirse literalmente cualquier frase o fragmento colocándola entre comillas. (En los textos breves, lógicamente, puede llegar a ser realmente complicado evitar reproducir literalmente frases del texto.)

3.El resumen tampoco es una reducción mecánica proporcional, es decir, un conjunto de “sub-resúmenes” correspondiendo cada uno de ellos a una de las partes en las que se puede dividir el texto original. Se trata de destacar lo esencial, por lo que se ha de evitar colocar al mismo nivel lo que en el texto es accesorio o secundario.

4.Un resumen tampoco es un comentario, por lo que ha de evitarse expresar en él la opinión que nos merezca el texto. Se trata de ser fiel al significado del texto, de someterse completamente, por un tiempo, al pensamiento del autor. Toda objeción o crítica , así como todo signo de admiración por el autor o el texto, deben ser evitados en el resumen de un texto.

5.Un resumen no es un análisis, es decir, una explicación del pensamiento del autor y de sus afirmaciones, acompañada de introducciones y expresiones explicativas (“El autor cree…”, “según X…”), sino una simple sustitución en cuanto a la extensión del texto. Por ello, mientras en el análisis hablamos en nombre propio, en el resumen tomamos el lugar del autor.
El resumen debe ser claro y bien redactado. Puede ocurrir que tengamos que resumir un texto literariamente defectuoso, aunque plagado de excelentes ideas. En ese caso debemos evitar contagiarnos de los defectos del texto utilizando un castellano oscuro e incorrecto.

2) Cómo resumir
1.-Leer el texto tantas veces como sea necesario.
2.-Repensar el texto y “medirnos” con él, hasta estar seguros de haberlo comprendido.
3.-Discernir la importancia de cada elemento.
4.-Elegir qué elementos debemos sacrificar y cuáles destacar.
5.-Expresar, por último, lo que hemos comprendido.

Cuestiones prácticas
1.Hemos de plantearnos preguntas elementales en torno al texto:
A) ¿De qué se trata? ¿De qué trata exactamente ?
B) ¿Por qué se ha escrito? ¿Qué quiere explicarme el autor?
C) ¿Qué pone de relieve? ¿En qué insiste?

2.Ya que el resumen no es un procedimiento mecánico requiere la presencia permanente de la imaginación y la inteligencia.

3.Subrayar desde la primera lectura palabras y expresiones consideradas importantes, así como establecer divisiones en el texto o enlaces entre sus partes es negativo. Si tales notas precipitadas fueran erróneas, lo que es muy probable, nos ocultarían el sentido del texto en ulteriores lecturas.

4.Es más efectivo y seguro leer antes el texto dos o tres veces con atención, sin subrayar ni anotar nada.

5.A continuación, sin volver a mirar el texto, reflexionar sobre el mismo, intentando expresar su idea central, su punto de partida, su encadenamiento lógico… escribiendo todo ello, si es necesario, en un papel distinto del que vamos a utilizar.

6.Proceder a una nueva lectura del texto subrayando, en este caso, más que las ideas centrales (que ya hemos asimilado y no se nos olvidarán) aquellas ideas importantes que no deben ser excluidas del resumen, pero procurando no subrayar frases enteras, a menos que lo consideremos indispensable, en cuyo caso debemos ponerlas entre comillas y subrayarlas.

7.Si el texto es largo podemos realizar un esquema del mismo en un papel aparte, pero no sobre el mismo texto; hemos de recalcar la división y encadenamiento de sus partes.

8.Si el texto es corto podemos iniciar la redacción del resumen directamente. Ellos planteará problemas, sin duda, que deberemos resolver en el curso de la redacción misma.

9.Hay que respetar la extensión máxima del resumen según las instrucciones recibidas (resumir a un 1/4, 1/16…, o resumir en 10, 15 líneas; como norma se toma como referencia aceptable la variación de un +/- 10%).
Recordemos, por último, que uno de los sentidos pedagógicos del resumen de un texto es habituarnos a comprender exactamente el pensamiento de otra persona.

2)La expresión de la divergencia lógica entre dos proposiciones.
-De carácter concesivo: bien que, aunque, a pesar de, de todos modos, sea como fuere, etc.
-De carácter restrictivo: al menos, por lo menos, cuando menos, todavía menos, aún menos, solo, solamente, etc.
-De oposición: pero, por contra, al contrario, por el contrario, a la inversa, no obstante, sin embargo, etc.
-De elección: sea… sea, bien… bien, o… o, o bien… o bien, etc.

Cómo estudiar. El comentario
¿Qué significa comentar un texto?

1.Comentar un texto no significa parafrasearlo, es decir, repetir exactamente lo mismo que dice el texto pero con otras palabras. Y tampoco limitarse a explicar el significado de las ideas del texto, ya que eso forma parte del análisis y no del comentario de texto propiamente dicho que, en tal caso, quedaría reducido a un análisis.

2.Prestad atención, sin embargo, a la siguiente consideración: si el análisis debe formar parte o no del ejercicio conocido como comentario de texto ha sido y es objeto de discusión y debate; por supuesto que no se puede comentar un texto sin haberlo analizado previamente, pero ello no quiere decir que necesariamente el análisis deba plasmarse como tal en el ejercicio llamado comentario, o que deba ser una parte del comentario. Mayoritariamente se tiende a considerar que el análisis debe ser una parte del comentario, pero estad atentos a las exigencias de vuestros profesores en cuanto a la necesidad o no de incluirlo como tal en el ejercicio (ya hemos visto en otra página que el análisis es un ejercicio con entidad propia). Aquí consideraremos que el análisis del texto debe formar parte del ejercicio que llamamos comentario de texto.

3.El comentario de un texto filosófico consiste en la emisión de un juicio o consideración sobre el lugar que ocupan las ideas defendidas en el texto en el conjunto del conocimiento, y en la exposición de nuestro punto de vista al respecto (no confundáis esto con lo que vosotros llamáis “opinión personal”). Esto quiere decir que comentar es, ante todo, relacionar. Relacionar las ideas del texto con nuestros conocimientos. Y relacionar las ideas del texto con nuestras propias ideas sobre el tema.

4.Para ello habremos de determinar, mediante el análisis, las ideas principales y las secundarias, así como la relación existente entre ellas y el significado conceptual o terminológico, así como la presentación del contexto del fragmento que tenemos que comentar. Además, y aquí comienza propiamente el comentario, hemos de buscar la relación de esas ideas con nuestros conocimientos, pues es a partir de estas relaciones como podremos emitir ese juicio o consideración en que consiste el comentario. A este respecto es útil dejar que fluyan las asociaciones de ideas en nuestra mente y, para facilitar esta actividad, plantearse algunas preguntas como las siguientes: ¿A qué escuela filosófica pertenece el autor, a cuál se opone? ¿Es un innovador? ¿Qué pretende el autor con sus afirmaciones? ¿En qué contexto se producen? ¿Qué significado le podemos atribuir?¿Qué intención tienen sus palabras? ¿Es correcto todo lo que afirma el autor?. Si creemos que no, debemos aportar nuestra crítica, que debe comprender datos y soluciones. (Por ejemplo: a) si hay errores en el texto debemos aportar los datos correctos; b) si hay afirmaciones gratuitas debemos explicar por qué consideramos que lo son; c) si encontramos falsas interpretaciones, de datos o de pensamientos de otro autor, debemos exponer los datos correctos. Etcétera.)

5.El comentario debe presentarse como un ejercicio que consta de tres partes relacionadas entre sí, formando un todo ordenado y coherente: introducción, desarrollo y conclusión. En la introducción, que ha de ser breve y proporcional a la extensión total del ejercicio, se plantean los problemas tratados en el desarrollo del ejercicio y que conducen a la conclusión. En el desarrollo, la parte más extensa del ejercicio, se exponen los resultados del análisis (si debe figurar en el ejercicio) y el comentario propiamente dicho. En la conclusión, que ha de ser breve, se valoran los resultados a que conduce el comentario.
Partes del comentario y características correspondientes
Parte del ejercicio
Contenidos que desarrolla
Introducción Elaborada en función del desarrollo y la conclusión
Desarrollo
Cuerpo del ejercicio con:
a) análisis
b)comentario propiamente dicho
Conclusión Valoración de lo obtenido en el desarrollo
Pautas de trabajo.
Para elaborar el ejercicio suele resultar útil seguir las siguientes pautas:
1. Preparativos
Numerar el texto. Lo habitual es cada 5 líneas. Esto nos permite localizar cualquier frase con rapidez y citar con precisión, lo que nos evita pérdidas innecesarias de tiempo, posteriormente.
Disponer de folios para utilizarlos como borrador. Asegurarse de disponer de todo lo necesario para la realización del trabajo.
2. Lecturas, anotaciones y análisis
Leer el texto varias veces, hasta estar seguros de haberlo comprendido. Podemos hacer un brevísimo resumen del mismo (la idea central nunca debe estar ausente del mismo; en el resumen se trata simplemente de abreviar el texto, recoger lo esencial) .

Anotar, en el borrador, todas las ideas que se nos ocurran en las sucesivas lecturas del texto, aunque inicialmente parezcan no tener nada que ver con él o con nuestro propósito.
Analizar el texto, (¿cómo? ver el análisis), anotando en el borrador todas las ideas que se nos sigan ocurriendo, de forma que podamos recuperarlas posteriormente si las creemos útiles.
3. Plan para la elaboración de comentario
Más tiempo nos llevará seleccionar y ordenar las ideas del borrador y hacer un plan para la elaboración del comentario. Es la parte central del ejercicio: de qué vamos a hablar, qué posición defenderemos, qué criticaremos, en qué orden, con qué extensión cada parte, etcétera. Una vez hecho esto tendremos clara la conclusión que se impone. Conociendo el desarrollo y la conclusión estaremos en condiciones entonces de preparar una buena introducción.
4. Desarrollar el comentario según el plan fijado
Por último, comenzaremos el desarrollo del ejercicio siempre según el plan de trabajo que nos hemos trazado.

Cómo estudiar. La disertación
1.La disertación es una de las formas más habituales de realizar exámenes en filosofía y suele asimilarse a lo que más coloquialmente llamamos desarrollo de un tema. El tema sobre el que se realiza este ejercicio puede ser alguno de los más conocidos que se ha planteado la filosofía a lo largo de los tiempos, como la libertad, por ejemplo, o puede limitarse a la explicación de tal o cual teoría de cualquier filósofo, como sería la disertación sobre la teoría del conocimiento en Platón, por ejemplo. Cada una de estas opciones tiene sus propias variantes, por supuesto; pero nosotros vamos a comenzar por lo que sería la estructura básica de la disertación, que hemos de considerar común a los dos casos citados. (Claro que lo común, como veremos a continuación, suele resultar demasiado general y, con frecuencia, demasiado evidente).

2.La disertación se suele dividir en tres partes claramente diferenciadas: la introducción, el desarrollo propiamente dicho, y la conclusión. Sobre la introducción y el desarrollo es válido lo que se ha explicado para el comentario. La introducción ha de ser proporcional a la extensión del ejercicio, pero partiendo siempre del principio de su necesaria brevedad; su objeto es situar al lector en el terreno adecuado para la mejor comprensión y valoración de lo que decimos a continuación. No se ha de anticipar, pues, nada que no sea estrictamente necesario para dicho fin. En virtud de esa relación, es fácil comprender que no podremos hacer una introducción adecuada sin saber lo que vamos a decir, por lo que la introducción, pese a ser lo primero que va a ser leído por el corrector es, realmente, lo último en lo que nosotros debemos pensar (de dónde se sigue, espero que se vea esto con claridad, que necesariamente hemos de elborar al menos un guión previo de nuestro trabajo, lo que requiere utilizar una hoja como borrador).
3.Ya que se supone que conocemos el tema sobre el que hemos de disertar es de esperar que tengamos claras las ideas fundamentales que podemos utilizar. Se trata de seleccionarlas adecuadamente, ordenarlas, buscar otras ideas adicionales que puedan mejorar la comprensión de lo que queremos decir y elaborar con todo ello un discurso coherente en el que se supone que defendemos determinado punto de vista. En esto consistirá la parte central del ejercicio, el desarrollo propiamente dicho, sobre el que espero poder ofreceros, más adelante, algunas observaciones significativas. La conclusión tiene que presentarse como una consecuencia directa del desarrollo que hemos planteado, por lo que conviene, antes de ordenar los contenidos del desarrollo, tener muy claro a qué conclusión queremos llegar. Por paradójico que parezca, pues, la conclusión, que es lo último que leerá el corrector, es lo primero que tenemos que tener claro al iniciar el ejercicio. El orden de la reflexión sería, pues, el siguiente (sobre el tema de la disertación):
1) Qué posición defenderé sobre ese tema. (Conclusión).
2) Qué contenidos, argumentos, puedo utilizar para defender dicha opinión, y en qué orden. (Desarrollo).
3) Cómo situar al lector para una mejor comprensión del asunto que trato. (Introducción).
El orden de la exposición sería, por supuesto, el inverso, al igual que en el comentario:

Partes de la disertación y características correspondientes
Parte del ejercicio
Contenidos que desarrolla
Introducción Elaborada en función del desarrollo y la conclusión.
Desarrollo
Cuerpo del ejercicio con el desarrollo de los argumentos que me permiten defender la conclusión.
Conclusión Breve exposición y valoración de la tesis defendida.

Como podéis ver en este documental, aún hay muchos mitos sobre la tierra, derivados en su mayoría de la negativa a mirar al mundo y cuestionar tradiciones arraigadas basadas en dogmas y no en la razón. Por suerte hay quien lucha por cambiarlas y quien escucha y actúa….Un buen ejemplo de cómo usar la Filosofía en el siglo XXI

http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/

GUSANOLIBERTAD 001

En peligro de desaparecer de las aulas….

http://www.elmundo.es/elmundo/2013/10/01/espana/1380642453.html