Archivos para el mes de: diciembre, 2011

ASÍ SE CELEBRA LA NOCHEVIEJA EN DISTINTOS LUGARES DEL MUNDO

Nueva York . Cerca de un millón de personas se congregan en Times Square para ver cómo baja la famosa bola de cristal para marcar la entrada en el nuevo año. Hay actuaciones musicales, fuegos artificiales, espectáculos de globos, confeti, etc. A lo largo del mes de diciembre, cientos de miles de personas escriben sus deseos para el nuevo año en pequeños papelitos que luego cuelgan en un gigantesco mural. Serán estos papelitos los que luego se lanzarán desde lo alto de Times Square a modo de confeti. Otra tradición es la de besar a una persona del sexo opuesto para celebrar el nuevo año. Parte de la gracia de esta tradición reside en el hecho de que esta persona no tiene por qué ser tu pareja.

Sidney. En Australia es verano en enero y los australianos acostumbran a ir a la playa a celebrar la entrada del nuevo año.Nada más cambiar de año, los habitantes de Sidney lo celebran haciendo el mayor ruido posible: suenan las bocinas de los coches, las campanas de las iglesias, silbatos de todo tipo, etc. Hay un espectáculo de luces y fuegos artificiales .

Hong Kong . No se celebra el Año Nuevo al mismo tiempo que los occidentales. Esto se debe a que esta festividad se rige por el ciclo lunar, lo que provoca que el nuevo año chino comience entre el 21 de enero y el 20 de febrero. Los festejos de año nuevo pueden llegar a durar dos semanas. La gente llena las calles, en las que se celebran todo tipo de coloridos desfiles. Paralelamente se puede asistir a un sin fin de espectáculos pirotécnicos. El objetivo de éstos es ahuyentar a los malos espíritus y atraer así la buena suerte al nuevo año.

Londres. Los habitantes de la capital inglesa se congregan en los lugares más emblemáticos de la ciudad (Trafalgar Square, Piccadilly Circus, el Big Ben, etc;) y juntando sus brazos entonan la mítica y milenaria canción ‘Auld Lang Syne’. También hay un espectáculo de fuegos artificiales que tiene lugar sobre el río Támesis. Lo organiza el ayuntamiento londinense y dura más de 10 minutos. La noche es joven en la capital inglesa, por lo que no es difícil encontrar un bar, un ‘pub’ o una discoteca en donde celebrar la entrada del nuevo año hasta altas horas de la madrugada.

El Cairo. Es costumbre celebrar la Nochevieja en restaurantes, hoteles o discotecas, entre las que destacan el ‘Club de Jazz Cairo’, el ‘Club Morocco’ o el ‘Latex’. Muy sonadas son las fiestas que se celebran en el hotel Hilton ‘The Nile’ o en el ‘Nile’ Marrito. La población autóctona acostumbra a celebrar la entrada del nuevo año cenando junto a la familia. Para celebrar la ocasión, las mujeres visten coloridas ropas y los niños y niñas comen bombones de chocolate.

Tokyo. Para los japoneses, la celebración del Año Nuevo es una de las fiestas más importantes del año. La fiesta dura varios días y se pasa en familia. Los japoneses tienen una concepción muy individualizada de los años, por lo que Año Nuevo es considerado como una oportunidad para empezar de cero en todos los sentidos. Por esta razón celebran fiestas llamadas ‘bonenkai’ en las que se busca dejar atrás todos los problemas y preocupaciones, olvidando los malos ratos del pasado y mirando al futuro con optimismo. El amanecer del día 1 se contempla con especial respeto al considerarse como un símbolo del nuevo año que llega. El resto del día se vive tranquilamente y sin preocupaciones.

Río de Janeiro. La gente acude en masa a las playas para celebrar la fiesta del Lemanjá, la diosa del agua en el folclore brasileño, a la cual adoran lanzando al mar millones y millones de pequeñas velas flotantes. También hay un espectáculo de fuegos artificiales que se desencadena sobre la ciudad brasileña.

Roma. La tradición dice que no se puede empezar el año con buen pie si no es comiendo lentejas. Otra tradición típicamente italiana es la de regalar a las mujeres lencería íntima de color rojo, ya que ello supuestamente atraerá la buena suerte en el nuevo año que llega.Obligada resulta la visita a la Plaza del Popolo, en la que se congregan miles y miles de personas durante la noche del 31 de diciembre para celebrar el año nuevo contemplando conciertos de música clásica, de rock, música de baile, etc. La misma plaza alberga al día siguiente actuaciones de juglares y acróbatas .

París. Fieles a su larga tradición vinícola, los franceses despiden el año brindando con copas de ‘champagne’ y bebiendo vino blanco y vino caliente. Un lugar al que no se puede faltar si se acude a París en Nochevieja es a la Avenida de los Campos Elíseos, en donde se congregan miles y miles de parisinos para contemplar el espectáculo de fuegos artificiales que se despliega sobre la ciudad. La celebración discurre hasta altas horas de la madrugada al ritmo que marcan los petardos y los ‘papillottes’, unos pequeños bombones de los que se desprende una pequeña explosión al quitarles el envoltorio.

Madrid. La capital española despide el año comiendo uvas al son de las campanadas de la céntrica Plaza del Sol. Son doce uvas las que se toman, una por cada campanada. Hay mucha gente que considera que entrar en el nuevo año vistiendo una prenda íntima de color rojo da buena suerte. Otros tantos brindan con una copa de cava con un anillo dentro. Sea como sea, lo cierto es que Madrid no para en toda la noche, y cualquiera puede encontrar un bar o discoteca en el que celebrar la entrada del año nuevo a su gusto. Cuando se hace de día, es tradición desayunar chocolate con churros.

Berlín Desde la caída del Muro se celebra el cambio de año cerca de los símbolos de la ciudad reunificada: entre la Puerta de Brandemburgo y la Columna de la Victoria se extiende una zona de fiesta de más de dos kilómetros, en la que se celebra la fiesta de Nochevieja. Numerosos escenarios, tiendas, amplia oferta gastronómica, así como espectáculos de luz y láser, crean el mejor ambiente. En torno a un millón de visitantes reciben juntos el año nuevo y lo celebran con espectaculares fuegos artificiales sobre la Puerta de Brandenburgo y con personajes muy conocidos y algo menos conocidos hasta altas horas de la madrugada.

IMAGINARYhttp://www.uv.es/imaginary/pres.html

La Universitat de València presenta el projecte expositiu Imaginary, una exposició interactiva organitzada per la Reial Societat Matemàtica Espanyola (RSME) amb motiu del seu centenari, en la qual es posen de relleu les diverses interrelacions entre les matemàtiques i l’art. Es tracta de l’adaptació d’un projecte, del mateix nom, desenvolupat per l’Institut d’Investigació Matemàtica d’ Oberwolfach (MFO) a Alemanya, i és el fruit de la participació internacional tant de matemàtics com d’artistes. El seu leitmotiv és la imatge com a lloc d’encontre entre la realitat imaginada i la visualització concreta dels objectes matemàtics abstractes.

L’exposició consta de tres parts diferenciades:

Una primera part, estàtica, que compren una trentena d’obres d’art contemporani directament vinculades amb el principis matemàtics.

La segona és una part interactiva, dinàmica, la qual ofereix diversos programes interactius de visualització matemàtica. Aquests programes faciliten l’exploració autònoma o guiada d’un ric univers de belles formes que poden ser usats en els centres d’ensenyament o pels particulars, i que es poden descarregar gratuïtament des de http://www.rsme-imaginary.es

Con textos sobre qué harían los filósofos en Navidad y un link para que escuchéis una canción y penséis en estas fiestas tan entrañables.

Felices fiestas …que descanséis, os divirtáis, estudiéis y filosoféis ( al menos un poco de cada cosa )

Manuela

http://www.youtube.com/watch?v=q8qbIqkeVRU

Canción Eskape

¿Qué dirían los filósofos sobre la navidad? ¿Qué harían en estas fechas? ·

Feliz Navidad. Pincha para ampliar la felicitación

 ”Se te olvida, querido Alcibíades, que nuestra navidad no es más que una copia imperfecta y material de la Idea de navidad, de la cual todas las fiestas y asuntos navideños pariticipan. Una participación materialista, podría decirse, de aquella otra navidad por la cual podemos llamar “navideño” al turrón, al belén, al árbol o a Papá Noel…” Así hablaría Sócrates en algún diálogo apócrifo platónico sobre la navidad. Y quizás, después de tener estas charlas, se iría junto a otros amigos de cotillón, a hablar sobre el amor humano y divino… Y es que los filósofos, no podía ser de otra manera, también son humanos y hacen, dicen y piensan en las mismas cosas que el resto de seres humanos. Y si  Platón se dedicaría, a lo mejor, a entablar enjundiosos diálogos navideños, quizás Descartes admitiría públicamente ser un tipo hogareño y navideño, por aquello de no desentonar con las costumbres humanas y no llamar la atención, aunque en su fuero interno pensara que la navidad no es, en el fondo, más que una ocasión más para poder dormir más por las mañanas…Yo me imagino al señor Descartes, el filósofo de la duda, adaptándose a la Navidad, le guste o no, o a pesar de que se demostrara que Jesús no nació en esas fiestas, pues hay que adaptarse a las costumbres, aunque estas fechas solo signifiquen, hacerse regalos materiales, dormir más, o diversiones extras.

Y Santo Tomás de Aquino, nos daría la explicación de los regalos:

“Para ser bueno, el regalo tiene que expresar algo de la persona que da y de la persona que recibe. Si lo hace, el regalo viene a ser un vínculo entre el donante y recipiente, y que el regalo perfecto es el vínculo de amor entre Padre e Hijo”.

Y ahí estaría Kant, sin variar ni una sola de las actividades que diariamente realizaba. Preguntado sobre la navidad, el de Königsberg diría que no se puede conocer racionalmente, pero que quizás es posible acceder a través de la experiencia de la razón práctica al “noúmeno” de la navidad, a su verdadero sentido. Hegel, por otros derroteros, diría que la navidad es una más de las manifestaciones del espíritu en ese proceso de autoconocimiento que caracteriza la realidad. Y tanto idealismo sería rebatido por Marx, filósofo que este año os felicita estas fiestas en nuestra postal: la navidad tendría un sentido puramente económico, y sería otra forma más de mantener “distraido” (con bombillas, tiendas, comidas y cenas…) a toda la clase proletaria. La navidad sí que es el opio del pueblo. Freud, hermanado en su sospecha, diría que es un producto del superyo tintado de hipocresía: todos sabemos como somos, y fingimos ser distintos durante dos semanas, diría el fundador del psicoanálisis.

¿Y Nietzsche? ¿Qué haría Nietzsche? Negar la navidad con toda su fuerza. Buscar formas escandalosas y llamativas de convencernos de que la navidad es un síntoma más de debilidad, una manifestación de la moral del esclavo. Negaría la navidad diciendo que sería un manifiesto de la debilidad del esclavo donde ahogamos al superhombre que rige sus propios principios, su propia moral y somete a ella, que ama este mundo y lo vive, y no otro mundo que ni sabemos si existe, que acepta el eterno retorno sin arrepentirse de sus actos. Wittgenstein pensaría al principio que de la navidad no se puede hablar, pero quizás evolucionaría después a una nueva idea: la navidad es una palabra más dentro del lenguaje, y hay unas reglas que orientan su uso correcto. En fin, que los filósofos podrían decir y vivir la navidad de muchas maneras, en definitiva como cada uno de nosotros. Eran personas tan formidables y miserables como nosotros, y también merecen ser mirados con una respetuosa falta de respeto, que nos los presente de una forma más humana .

Extraído  y modificado de http://www.boulesis.com/boule/una-navidad-filosofica/

http://www.cuatro.com/cuarto-milenio/programas-completos/

Link enviado por Carlos Ridaura…por si os interesa

Link propuesto por Pedro..lo que da de sí la conversación tras el muvim

 

http://www.youtube.com/watch?v=lF7x8TboVmI

 

Enviado por Jony

 

http://www.youtube.com/watch?v=E4KxFcvjyto

¿ Promiscuidad? ¿ Cuestión cultural?

Sigamos una hipótesis, ¿nunca os ha ocurrido que habéis estado profundamente enamorados de alguien y estando con ella habéis conocido a alguien de quien también  os habéis enamorado? ya fuerais vosotros o algún amigo, algún caso conoceréis y si no da igual, el razonamiento sigue siendo válido.
Pensemos ahora que acabáis dejándolo por lo que sientes por la otra persona, yo os pregunto, ¿por qué? si esta persona no llega a aparecer en tu vida seguirías enamorado de la anterior, pero ha aparecido esta y ¿has dejado de querer a la otra?
Yo lo veo Falso, es todo culpa de la hipocresía de la sociedad en la que vivimos, en realidad quieres a las dos pero te has visto forzado a una elección que no debería existir, ya hayas elegido seguir con la que estabas o quedarte con la otra, y podéis pensar pero y tu actual pareja ¿qué debe pensar ella de todo esto?
Ella piensa en que debe ser algo, proteger la relación luchar por ella, que no llegue otra persona y le quite el lugar, ¿por qué? por culpa de esta misma hipocresía…
En realidad debería alegrarse porque la persona a la que ama encuentre a otra persona que le haga feliz, porque en un mundo sin esta hipocresía que llamamos pareja o relación, que encontrase a otra persona que le hiciera feliz no significaría que dejase de quererle/a, y sería lo que tiene que ser en realidad un motivo de alegría por ambas partes.

Con esto no digo que seamos promiscuos, al revés hago un llamamiento a una madurez y una moralidad bastante ausente en esta la sociedad actual, para aquellos que se han dado cuenta que el amor real y verdadero no atiende a números, los números son la celda que les ha puesto la sociedad.
No me refiero claro esta a esas personas que todos conocemos de vez en cuando y nos entran ganas de experimentar y probar, aunque en realidad el tema también se podría extender a eso, si quieres realmente a alguien quieres que sea feliz tal y como es, si eso conlleva que se acueste con otra persona pues deberías alegrarte, (esto demostraría un 0% de egocentrismo), pero aun si no eres capaz de eso, cabrearte no te otorgará nada, si lo va a hacer lo hará te cabrees o no, si quieres cortar con él cortarás te cabrees o no y si no quieres cortar con él el cabreo solo creará una mayor tensión y dificultad para continuar la relación.
Esta forma de pensar que expongo aquí no es más que la que la razón nos deja, pura y perfecta, pero llevada a cabo por la gente adecuada que entienda muy bien el que y el porqué, y por encima de todo que no se guíe por el Fin.
Y orgullosamente puedo añadir que la defiendo totalmente pero no sé si la sociedad está preparada para algo así, creo que es el futuro, pero un futuro aún lejano en el que la tradición y la sociedad no sean nuestras celdas, sino parte de la historia y todo lo dictamine la razón.

Un Cordial Saludo de una forma de pensar diferente, y gracias a todos aquellos que se hayan molestado en leerlo.

Este año, sin duda, y para nuestra fortuna, ha sido el año del manifestante, en Túnez, Egipto, Estados Unidos, España… se ha oído o, mejor dicho, se ha hecho oír su voz.


:: JOSÉ IBARROLA

En esta época nuestra en que la cultura de la imagen prima sobre todas las cosas, donde la publicidad es un estudiado método para convertir en objeto de deseo cualquier producto, la revista americana Time -como viene haciendo desde hace décadas- ha retratado en la portada de este mes de diciembre a su personaje del año. Este retrato, o manufacturación de un nuevo producto, no ha sido alguien en concreto, sino un personaje anónimo: ‘The protester’, esto es, ‘el manifestante’, o traducido un poco más: ‘el indignado’.

Es propio de la juventud, en la mía lo fue, y en la de muchos otros, sentir un especial atractivo por ese personaje romántico y rebelde, luchador hasta la muerte por una buena causa, que personalizó el ‘Che’ Guevara, cuya fotografía ya vemos impresa en la camiseta de muchos jóvenes como un diseño más de vestimenta. Cuando un símbolo auténtico, vivo, temblando aún en la pasión de su sentido, es capitalizado, convertido en mercancía, se le esteriliza, castra, vulgariza. Ahí reside el peligro de tomar ‘iconos’, de convertir en vulgar lo que brilló por ser único y original. Cuando vemos una imagen repetida por todos lados, el significado de lo que representa se va desvaneciendo, haciéndose cada vez más abreviado hasta el punto de perder el interés, llegando a pasar por mera anécdota o referencia descontextualizada.

Sin embargo, lo que no podrá morir nunca es el espíritu del rebelde, ese que nace y vuelve a renacer, durante los siglos, allí donde una sociedad o grupo ha de proclamar el derecho de lo que es suyo, su libertad. Ningún rebelde, ni James Dean, lo es sin causa. La rebeldía es en sí la causa, la necesidad siempre imperante en todo tiempo y lugar, pues las sociedades están estrictamente fijadas por prejuicios, normas sociales y de comportamiento, clases, estatus, tabúes, mandatos implícitos y explícitos, obligaciones éticas, morales, etcétera. No quiere esto decir que cierto orden social y moral no sea necesario. Lo es. Vivir en grupo requiere ciertos preceptos de convivencia. Pero eso no significa que una sociedad se escude temerosa en esos preceptos negando todo atisbo de espontaneidad, creatividad y renovación. Y ha sido el rebelde quien ha encarnado esa función social, desde el rebelde artista (Oscar Wilde, Dalí, The Beatles…) al rebelde político, como el citado Guevara. Filósofos como Sócrates, Marx, o Nietzsche también lo fueron. La rebeldía no es una causa, ni una moda, sino una forma de ser, necesaria y vital inclusive.

El rebelde nos muestra una alternativa, nos hace ver que hay otro camino. En este sentido es una figura optimista y positiva. Nietzsche hace hablar a Zaratustra mostrándonos el camino del nuevo hombre. Dios nos lo explicó mediante Jesucristo. Marx con ‘El Capital’. Hoy en día somos manejados por el ‘dios mercado’ y el rebelde está ahí para hacérnoslo saber abiertamente. Escribe Michel Onfray, un intelectual indignado, que es necesario «terminar con esta religión de la economía que hace del capital su Dios y de los hombres sus simples devotos, objetos de expoliación a voluntad». Hemos regresado a una nueva Edad Media, pero por suerte sabemos que después llegó una luz rejuvenecedora llamada Renacimiento.

Hoy día la economía tal y como la entendemos ya no nos sirve, ha dejado de ser un instrumento de convivencia y organización; ahora la servimos a ella, nos organizamos y convivimos según sus exigencias. Esta economía que hemos creado y que se llama capitalismo está devorando un mundo al que debería servir. Ese es el mensaje que hoy día necesitamos escuchar, que necesitamos saber. Añadiendo siempre una esperanza, una alternativa. El rebelde, pues, sólo procura que despertemos del sueño de la razón, de la razón demente que subyuga a este sistema. El rebelde no es un ‘icono’, ni una imagen que llevar en la camiseta hasta que olvidemos lo que significaba o la lavadora la destiña y borre su silueta. Este año, sin duda, y para nuestra fortuna, ha sido el año del manifestante, en Túnez, Egipto, Estados Unidos, España… se ha oído o, mejor dicho, se ha hecho oír su voz. El mensaje que precisa recordarse más que nunca es que tenemos derecho a vivir dignamente, todos. Y no perder la esperanza al difundir este mensaje. Porque, como escribió el gran poeta lituano Czestaw Mitosz: «La esperanza existe si alguien cree / que la tierra no es un sueño, sino un cuerpo vivo». Y este cuerpo es el nuestro, es de los árboles y ríos, ciudades, océanos, pájaros y mesetas… La tierra nos pertenece porque somos esa tierra, porque estamos hechos de la misma materia que el mundo. Justo es reivindicar la justicia. Necesario es pedir lo necesario. Y ser rebelde es proclamar el derecho de poder ser uno mismo. Digna y libremente. Hoy, más que nunca, todos necesitamos ser rebeldes.

Notas:

Fuente: http://www.laverdad.es/albacete/v/20111218/opinion/espiritu-rebelde-20111218.html

18 de diciembre de 2011

Este es el link que nos ha explicado Pedro en clase

http://www.filosofia.mx/index.php?/perse/archivos/dios_dicen_que_lo_encontraron