Esta película te ayudaá a contestar la pregunta de E twinning del mes de diciembre sobre Kant

En cualquier caso puedes dcecidir leer el libro , vale la pena

/home/lliurex-admin/Escriptori/índex.jpeg

Anuncios

warisdirie-

Tras ver el power point o leer el libro de Waris Dirie ( Flor del desierto) haz la siguietne disertación
¿ Deberíamos permitir prácticas culturales que atentan contra la dignidad de la persona? Argumenta a la luz de los conceptos de etnocentrismo y relativismo cultural.
ff5cafcbe8402ac8721a91e218807217

niños salvajes

Lee el texto y haz una disertación sobre el siguiente tema
¿ Podemos ser humanos sin ser parte de una cultura?

esquema darwinismo social (2)

El proceso de globalización.
Así como hemos constatado la existencia de una gran diversidad cultural también hemos de tener presente un fenómeno que cada vez va adquiriendo más fuerza: es el proceso de globalización.
El intercambio entre culturas o la colonización cultural no es un fenómeno nuevo, tenemos ejemplos en la helenización de Roma o la romanización del mediterráneo, en la extensión del Islam o el descubrimiento de América, pero la diferencia es que ahora es por primera vez a escala planetaria y se produce en todos los niveles: económicos, sociales, políticos y culturales.
Seguiremos el siguiente esquema:
a) Origen.
b) Características.
c) Valoración.
Origen.
. Tiene dos momentos fundamentales:
a) Siglo XV: la globalización se inicia con el desarrollo y la expansión del capitalismo más allá de Europa (Asia, África, América y Australia) realizada desde el etnocentrismo y a través del colonialismo y el imperialismo.
El eje de todo el proceso consiste en la explotación del tercer mundo para poder realizar una acumulación de riqueza y capital en el primer mundo.
Los mecanismos que utiliza para ello son los siguientes:
1. Establecen la dependencia colonial con la complicidad de los gobiernos locales. Éstos les proporcionan: mano de obra barata y bajo control, materias primas, cuadros administrativos y un ejército sumiso.
2. Desarticulan las economías indígenas haciéndolas dependientes de la metrópoli. El resultado es que las economías indígenas que en un principio no son muy ricas pero suelen ser autosuficientes se ven rápidamente empobrecidas. Las metrópolis colocan en ellas sus excedentes de productos y de capital. Las vías para llevar a cabo esto son muy variadas:
Supresión de barreras arancelarias. Los aranceles, que son unas tasas que se cobran a los productos importados para proteger los productos autóctonos de su competencia, son suprimidos. Así se imponen los productos de la metrópoli que, en un principio, son más baratos. Esto produce la ruina de los agricultores autóctonos y su proletarización, con lo que se obtendrá además de pobreza y hambre mano de obra barata. Una vez arruinada la economía local se suben los precios. El país, que en un principio podía ser autosuficiente en esa área económica, empieza a ser dependiente y a contraer deudas con la metrópoli. Se genera así una deuda externa que se financia desde la metrópoli con créditos a un tipo de interés abusivo.
Imposición de nuevas tecnologías. Crea una dependencia tecnológica ya que se imponen procesos productivos que dependen de los técnicos venidos desde la metrópoli ya que los locales no tienen formación suficiente.
Imposición de productos manufacturados de la metrópoli. De esta manera coloca sus excedentes tanto de productos como de capital.
3. Intercambio desigual. Aprovechando su mayor poder económico y político la metrópoli impone los precios y las condiciones de mercado de manera desigual e injusta.
b) En el siglo XX: después del proceso de descolonización el proceso de globalización se caracteriza por la aparición de grandes hegemonías regionales (EUA, UE y Japón) con sus respectivas áreas de influencia.
En este contexto, dominado por el comercio entre las grandes potencias, se combinan la competencia entre multinacionales por el dominio de mercados con la colaboración, en otras ocasiones, para su explotación conjunta.
Características.
Estrechamente relacionados, tres, son los rasgos que caracterizan el actual proceso de globalización: la extensión del capitalismo, la occidentalización del mundo y la homogeneización cultural. Los analizaremos uno por uno pero se relacionan como se puede observar en el siguiente mapa conceptual:
La extensión del capitalismo.
Aquí describimos el capitalismo como un sistema económico y político.
El sistema económico.
Según K. Marx dos son los rasgos que definen este sistema económico:
a) Modo de producción y distribución de bienes.
El fundamento de este sistema económico es la existencia de la propiedad privada, ésta divide a la sociedad en dos clases diferenciadas, los propietarios de los medios de producción (empresarios o capitalistas) y aquéllos que no lo son (trabajadores o asalariados) que se ven obligados a vender lo único que tienen (su fuerza de trabajo) bajo las condiciones que impone la otra clase social. Estas relaciones de producción definen un modo de producción y distribución de bienes injusto: se legitima que el empresario, que posee los medios de producción, se apropie de una parte del beneficio que corresponde al trabajador (plusvalía) de tal manera que aquél que más trabaja, en unas condiciones que Marx define como alienantes y deshumanizadas, es precisamente quién menos beneficio obtiene.
b) Economía de mercado.
Este modo de producción de bienes se rige por lo que se denominan leyes del mercado:
La ley de la oferta y la demanda. El precio de un producto es el resultado de la relación entre la demanda de ese producto y la oferta existente. A más demanda y menos oferta el precio sube y baja a la inversa. Esto determina igual el coste de los productos como el de los salarios, justificándose en este caso la necesidad del desempleo en la idea de tener costes salariales bajos que son más competitivos.
Libre competencia. Las empresas compiten entre sí según la ley de la oferta y la demanda sin ninguna intervención del Estado para regular precios o salarios (también establece la competencia entre trabajadores). Eliminación de todo tipo de controles que regulen posibles abusos (especulación, competencia desleal, situaciones de dominio o monopolios).
Libre comercio. Supresión de barreras arancelarias.
Aspectos que se globalizan y uniformizan en el plano económico:
Interdependencia entre países y regiones.
Grupos empresariales multinacionales y transnacionales.
Mercados financieros.
Conjunto de bienes y servicios producidos.
Relaciones de producción. Las condiciones laborales en general: salarios, horas de trabajo, prestaciones sociales, etc.
El sistema político.
Aunque el capitalismo es capaz de convivir con otros sistemas políticos de carácter autoritario en la actualidad el sistema dominante es la democracia parlamentaria. Dentro de este sistema político existen dos modelos alternativos que implican también dos visiones económicas y sociales: el neoliberalismo y la socialdemocracia.
a) El neoliberalismo.
Es defendido por los partidos conservadores y de centro derecha. Sus ideas son las siguientes:
Disminución del papel del Estado. Esto implica la no intervención del Estado en la economía y mediante la potenciación de la iniciativa privada a través de la privatización de todos los servicios (sanidad, educación, transporte, etc.) De esta manera defienden la disminución de los impuestos directos (no así los indirectos) y que no sean progresivos (que todo el mundo pague igual)
Su máxima preocupación es el aumento de la producción, el crecimiento económico que por sí mismo será capaz de solventar todos los problemas. Cuanta más riqueza se produzca mejor viviremos todos.
Ante los problemas sociales como la inseguridad proponen mayor represión de los delitos. Ante la necesidad y la pobreza plantean como solución la caridad.
a) La socialdemocracia.
Es defendido por partidos de centro izquierda y socialistas. Sus ideas principales son:
Mayor papel del Estado que debe garantizar:
Los servicios básicos a toda la población: sanidad, educación, pensiones, justicia, vivienda, transporte, seguridad, etc.
La igualdad de oportunidades: se nazca en el seno de la familia que se nazca y con los recursos que se tenga, y tanto de hombres como de mujeres (esto frente a la idea de libre competencia del neoliberalismo).
Protección social: frente a la idea de neoliberal de la caridad, el Estado se debe hacer cargo de aquellas personas que se encuentran en una situación desfavorecida: paro prolongado, mendicidad, marginación, etc. Ante la inseguridad proponen inversiones en cohesión social o rehabilitación de delincuentes.
Regulación del mercado: el Estado debe intervenir para evitar abusos y desequilibrios derivados del funcionamiento de las leyes de mercado. Impedir precios abusivos de productos de primera necesidad, abusos de posiciones dominantes o de monopolio, la especulación, etc.
Esto implica unos mayores impuestos (para financiar estos servicios) que además deben ser progresivos (que más pague quien más tiene) y redistributivos (sirven para redistribuir la riqueza y como solidaridad entre clases y grupos sociales).
Frente al neoliberalismo creen que no se arregla todo simplemente con el crecimiento, la producción de la riqueza no implica su justa distribución y que no sigan aumentando las desigualdades. Además el crecimiento incontrolado tiene un coste de impacto ambiental de deterioro de la Naturaleza. La socialdemocracia en este punto defiende:
Crecimiento sostenible: que respete el medio ambiente.
No producir tanto, sino distribuir mejor la riqueza: Aplicar el principio de solidaridad también en el ámbito internacional entre países y regiones.
El proceso de globalización se realiza siguiendo el modelo neoliberal.
La occidentalización del mundo.
Si el mundo se occidentaliza, es decir, sigue el modelo económico, político y cultural que predomina en los países occidentales no sólo es porque por su mayor poder económico y político éstos se imponen a los otros sino porque también poseen, además, un poder mediático que difunde y promociona ese modelo, ese modo de vida idealizado. Aquí describimos los instrumentos de difusión del modelo occidental:
Medios de comunicación: los países occidentales poseen los medios de comunicación más poderosos e influyentes capaces de crear y generar corrientes de opinión, destacar unos problemas y ocultar otros, casi siempre desde la óptica y los intereses de los países desarrollados. Son ejemplos la CNN americana y los principales servidores y buscadores de Internet. El dominio y capacidad de influencia que agiganta con las nuevas tecnologías digitales y vía satélite que pueden llegar a cualquier rincón del planeta y saltar todo tipo de censuras de los países no occidentales.
Multinacionales de la industria cultural: la industria cinematográfica, discográfica, televisiva, publicitaria y multimedia está dominada por los países occidentales. A través de ellas se generan y transmiten modas, tendencias, gustos, valores… en definitiva un modo de vida.
La homogeneización cultural.
El impacto de esa influencia de los medios de comunicación acaba uniformizando el modo de vida en todos los lugares del planeta imponiendo el modelo de la sociedad occidental:
Sociedad de consumo de masas: así se denomina el modelo predominante en occidente. Esquemáticamente se podría resumir de la manera siguiente. Los medios de comunicación están omnipresentes en todos los momentos de la vida de las personas generando lo que se denomina Cultura de masas: modelos de vida y valores con los que cada uno se puede identificar a través de un tipo determinado de consumo. La publicidad juega un papel fundamental en el consumismo: el afán de consumir para poseer objetos a través de los que marcar nuestro status social o forma de ser. Las personas pasan a sí a definirse por lo que tienen en vez de por lo que son. El consumismo requiere mayor cantidad de ingresos y para conseguir ese dinero se han de trabajar más horas. El aumento en las horas de trabajo significa una reducción en el tiempo de ocio (que se dedica en muchas ocasiones fundamentalmente al “shoping”: ir de compras a grandes centros comerciales) así como en el de dedicación a la convivencia familiar. Las relaciones humanas se sustituyen así por relaciones puramente económicas y en vez de dar afecto, éste se sustituye por objetos.
Aspectos que se homogeneizan. Prácticamente todos: creencias, costumbres, tradiciones… La forma de concebir la vida, el ocio, la amistad, las relaciones familiares, de pareja, personales o laborales.
Valoración.
El proceso de globalización tiene aspectos tanto positivos como negativos:
a) Aspectos positivos:
Rompe el aislamiento de las culturas dando a conocer la diversidad cultural. Esto relativiza las ideas propias acerca de las cosas (y el modo de vida) y las enriquece pues abre nuevas posibilidades antes desconocidas.
Se produce el mestizaje. Aparece la fusión cultural y racial que genera nueva diversidad y enriquece los modelos que une y fusiona.
b) Aspectos negativos:
Se desarticulan otras culturas. De igual forma que ocurría con la economía la influencia de los medios de comunicación hace que los sistemas de referencia culturales de otros pueblos se trastoquen y desorganicen. En este caso en vez de fusión hay desarticulación: no se unen dos modos que se mezclan con cierta armonía, sino que parte de un sistema desaparece y los huecos son rellenados por esquemas que no los complementan o generan nuevos problemas. La desarticulación de otras culturas se realiza imponiéndoles criterios y valoraciones externas a ellas mismas.
Se uniformiza el modo de vida creyendo que es el único posible, es lo que comúnmente se conoce con el nombre de “pensamiento único”. Esa uniformización puede tener aspectos positivos mejorando derechos fundamentales en todos los lugares del planeta pero también puede generalizar injusticias o valores negativos de nuestra sociedad.

Elige al menos dos de cada bloque. Haz un resumen del texto, busca la tesis y haz un comentario personal sobre el texto. Si tiene preguntas, respóndelas. CADA BLOQUE CONTARÁ COMO UN TRABAJO VOLUNTARIO

BLOQUE 1 NATURALEZA Y CULTURA

La influencia de las normas sociales.


Para mostrar unos cuantos ejemplos de esta contradicción entre el esfuerzo de la humanidad por su destino moral y el seguimiento invariable de las leyes puestas en su Naturaleza para el estado rudo y animal, expondré lo siguiente:
La época de la emancipación, esto es, la época del impulso y de la capacidad de procreación, la ha colocado la Naturaleza entre los diez y los diecisiete años; una edad en la que en el rudo estado de Naturaleza, el muchacho se hace, al pie de la letra, varón, porque entonces puede subvenir a sus necesidades, procrear y alimentar también a la mujer y a la prole. La simplicidad de las necesidades le hace la tarea fácil; pero en un estado de cultura hacen falta para lo mismo disponer de muchos medios, ya sea destreza, ya sean circunstancias exteriores favorables, de suerte que esa época suele fijarse, en la vida ciudadana, unos diez años más tarde, por término medio; pero la Naturaleza no ha cambiado su periodo de madurez al compás del refinamiento social, sino que se atiene tenazmente a su ley, establecida para la conservación de la especie animal. De aquí surge una ruptura inevitable de las leyes de la Naturaleza por parte de las costumbres y, a su vez, otra de las costumbres por parte de las leyes de la Naturaleza. Porque el hombre natural es a cierta edad ya varón, mientras que el hombre civil (que no por eso ha dejado de ser natural) no es más que un muchacho y hasta un niño; pues así podemos llamar a quien, por su edad (en el estado civil), no puede subvenir a sus propias necesidades y menos a las de la familia, aunque sienta dentro el impulso y la capacidad de crearla, es decir, la voz de la Naturaleza que le llama. Porque es de presumir que la Naturaleza no ha colocado instintos y facultades en los seres vivos para que los combatan y sofoquen; la disposición de los mismos no estaba orientada hacia un estado civilizado sino meramente hacia la conservación de la especie humana como especie animal y por eso aquel estado pugna en contradicción ineludible con ésta, contradicción que sólo una constitución civil perfecta (fin supremo de la cultura) pudiera cancelar, mientras que por ahora la distancia entre Naturaleza y cultura se llena, como es sabido, de todos los vicios y de sus consecuencias, de todas las miserias humanas.
Kant, Filosofía de la Historia.

Define los términos hombre natural y hombre civil.
Explica a qué se refiere el autor con esta afirmación: ”…una ruptura inevitable de las leyes de la Naturaleza por parte de las costumbres y, a su vez, otra de las costumbres por parte de las leyes de la Naturaleza”.
La sociedad y la educación contradicen las tendencias naturales en los seres humanos: ¿Qué significa esta afirmación y que opinas de ella?
Señala los argumentos principales del texto que corroboren esta tesis.

La influencia de las costumbres.

La intensidad, la satisfacción y hasta el carácter de las necesidades humanas, más allá del nivel biológico, han estado siempre precondicionadas. Se conciba o no como una necesidad, la posibilidad de hacer o dejar de hacer, de disfrutar o destruir, de poseer o rechazar algo, depende de si puede o no ser vista como deseable y necesaria por las instituciones e intereses predominantes de la sociedad. En este sentido las necesidades humanas son necesidades históricas…
Se puede distinguir entre necesidades verdaderas y falsas. “Falsas” son aquellas que intereses sociales particulares imponen al individuo para su represión: las necesidades que perpetúan el esfuerzo, la agresividad, la miseria y la injusticia.(…) El resultado es, en este caso, la euforia dentro de la infelicidad. La mayor parte de las necesidades predominantes de descansar, divertirse, comportarse y consumir de acuerdo con los anuncios, de amar y odiar lo que otros odian y aman, pertenece a esta categoría de falsas necesidades.
Estas necesidades tienen un contenido y una función sociales, determinadas por poderes externos sobre los que el individuo no tiene control alguno; el desarrollo y la satisfacción de estas necesidades es heterónomo1 (…)
El predominio de las necesidades represivas es una situación real, aceptada por ignorancia y por derrotismo, pero es una situación que debe ser cambiada. (…) Las únicas necesidades que pueden inequívocamente reclamar satisfacción son las vitales: alimento, vestido y habitación en el nivel de cultura que se haya alcanzado. La satisfacción de estas necesidades es el requisito previo para la realización de todas las necesidades, tanto de las sublimadas como de las no sublimadas.
Herbert Marcuse, El hombre unidimensional.

Define necesidades verdaderas y falsas necesidades
Explica: “…la posibilidad de hacer o dejar de hacer, de disfrutar o destruir, de poseer o rechazar algo, depende de si puede o no ser vista como deseable y necesaria por las instituciones e intereses predominantes de la sociedad”.
Haz una lista con algunas necesidades y deseos, a tu juicio, naturales y otra con aquellos que sean artificiales o impuestos por la sociedad.

«El piel roja disfruta de gran libertad de pensa­miento y de acción Sus hermanos de raza, al ver­le acometer las cosas más inverosímiles, no le cri­tican, ni se burlan de él si su conducta no perjudica el honor y el buen nombre de la tribu.
Aunque el indio es prudente, lógico y refle­xivo, su prudencia cede a menudo ante sus fan­tasías. que pueden conducirle a los peores exce­sos. El Hee-Mah-Neh y el Contrario son dos sorprendentes ejemplos de esta afirmación.
No todos los indios de una tribu son cazado­res y guerreros. Como en cualquier otra comuni­dad, hay cobardes, o digamos que existen hombres que no sienten inclinación alguna por la vida ru­da de los combates o por los riesgos de la caza del oso.
Puede suceder que, hacia la edad de la pu­bertad, e! joven indio no manifieste ninguna afi­ción por las grandes hazañas que exigen fuerza y temeridad; cuando oye a los bravos contar sus proezas al retorno de una batalla, su corazón no vibra. Todo lo contrario, estos relatos pueden de­sagradar a este corazón sensible e impulsarle a escoger otro destino completamente diferente. jSe hará, pues. Hee-Mah-Neh!
Mientras los demás muchachos de su edad se entrenan en el tiro con arco y en el manejo del to-mehawk. él se aproxima a las mujeres, las obser­va adornar con sartas de cuentas un vestido de piel de bisonte, admira el delicado trabajo o ayu­da a enhebrar las agujas de hueso. Lentamente, sus modales cambian, presta más atención a su atuendo y a su arreglo personal, ayuda a las mu­jeres a recoger leña. se mueve en torno de los trí­podes en cuyo centro hierven las marmitas y se in­teresa por las recetas culinarias. Después, un día, ciñe a su frente una tira de piel bordada. Como la banda que rodea a sus cabellos es una coquete­ría reservada a las mujeres, se empieza a mur­murar en la tribu: “War-Rah-Pa. el Castor, va a convertirse en Hee-Mah-Neh”.
Tras haber abandonado su condición de hom­bre, War-Rah-Pa no será despreciado por los su­yos; sencillamente, todos aceptarán la vida que ha elegido. A su paso. los hombres no se llevará la mano a la boca, pues burlarse de War_Rah_Pa seria inferirle un ultraje, deshonrándose a sí mismo.
Entre los iroqueses llegaron a ser célebres varios Hee-Mah-Neh y era precisamente entre ellos donde más frecuente resultaba esta desviación. Sin embargo, otras tribus tenían también Hee-Mah-Neh. los cheyennes, por ejemplo.
En el clan de los iroqueses las mujeres formaban parte del consejo de la tribu, siendo escuchadas por los más valientes guerreros, que no dudaban en seguir sus orientaciones. Los Hee-Mah_Neh también participaban en el consejo en cuanto mujeres y podían desempeñar lo que nosotros llamamos ahora cargos de política interior.
camus. Mis abuelos los pieles rojas

¿Qué se trasmite en la aculturación?

….La etnografía nos ha familiarizado progresivamente con la diversidad realmente increíble de normas, costumbres, hábitos, creencias en uso de las 2000 sociedades conocidas, presentes, o pasadas. Tal diversidad pone de relieve el ámbito de la cultura, es decir, de lo que se transmite por tradición de una generación a otra, y no el de los impulsos naturales, que serían idénticos en todos los hombres.
Algunos datos de la psicología son aun más claros. Al contrario de los animales, la cría humana, no es más que un candidato a la humanidad. Sólo deviene hombre en la medida en que recibe del medio en el que vive, y en el momento oportuno, el aporte cultural indispensable al despertar de su inteligencia y de su sensibilidad. Esta aportación, constituida por los cuidados maternos, el lenguaje, los valores afectivos, morales y estético, es asimilada inconscientemente por cada uno en determinados momentos de su vida y nadie puede pretender que la ha creado por sí mismo. Así pues, el hombrees, en su nacimiento, una especie de prematuro. Su personalidad se elabora en una serie de matrices culturales que son para su desarrollo tan importantes como la matriz materna. Las relaciones emocionales que mantienen durante los dos primeros años con su madre, condicionan toda su vida afectiva y el desarrollo del aprendizaje del lenguaje en el tiempo adecuado condiciona toda su vida intelectual. Los célebres niños salvajes educados por animales no son hombres en estado de naturaleza sino que adoptan las actitudes, los modos de andar, los gustos alimenticios…de las especies que les han adoptado; padeciendo, además de diversas enfermedades, un retraso mental aparentemente irreversible. Heymann, G. Philosophie.

Entre la Naturaleza y la cultura.
Es el momento de plantear el problema de la relación Naturaleza-cultura y alguna de sus implicaciones para el debate filosófico sobre el hombre.

Naturaleza humana y sociedad.

Arrojado a este planeta sin fuerza física y sin ideas innatas1, incapaz de obedecer por él mismo a las leyes constitutivas de su organismo, que le reclaman para el primer rango en el sistema de los seres, el hombre sólo puede encontrar en el seno de la sociedad el lugar eminente que le fue quitado por la Naturaleza, y sería, sin la civilización, uno de los más débiles y menos inteligentes de los animales: se trata de una verdad sin duda muy discutida, pero que nadie ha podido todavía demostrar rigurosamente… Los filósofos que la enunciaron primero, aquellos que después la han defendido y propagado, han dado como prueba el estado físico y moral de algunos salvajes errantes que han sido considerados como no civilizados, porque no lo han sido a nuestra manera, y a partir de los cuales han sido inferidos los rasgos del hombre en su estado natural puro. Solamente ahí, dígase lo que se quiera, pueden ser buscados y estudiados. Tanto en la horda salvaje más vagabunda como en las naciones más civilizadas de Europa, el hombre sólo es lo que se le hace ser; necesariamente educado por sus semejantes, ha asimilado sus hábitos y necesidades; sus ideas no son suyas; ha gozado de la más bella prerrogativa de su especie, la posibilidad de desarrollar su entendimiento por la fuerza de la imitación y la influencia de la sociedad.
J. Itard, Memoria sobre Víctor de l’Aveyron.

¿Todas las ideas del texto son defendidas por el autor?
Define a partir del texto cultura.
Indica en que momento del texto el autor señala que no hay humanidad sin alguna cultura.

¿Una selección natural de la cultura?.

La selección natural -y este es un punto fundamental en la teoría de Darwin- no sólo selecciona las variaciones del organismo que tienen una ventaja adaptativa, sino también los instintos. Entre estos instintos ventajosos son especialmente retenidos y desarrollados aquellos que Darwin denominaba instintos sociales, tal y como lo demuestra claramente el triunfo del modo de vida comunitario en el seno de la humanidad y la tendencia hegemónica de los pueblos llamados “civilizados”. Pues en el estado de la “civilización”, consecuencia compleja del aumento de la racionalidad, del dominio creciente del sentimiento de “simpatía” y de diferentes formas morales e institucionales de altruismo2, es donde se asiste a una transformación cada vez más acentuada de las conductas individuales y sociales con respecto a lo que sería de esperar por el simple y puro funcionamiento de la selección tal y como se da en casos anteriores de la evolución: en lugar de la disminución de los menos aptos aparece, con la civilización, el obligación de asistencia que pone en marcha múltiples iniciativas de auxilio y de rehabilitación (…) A través de los instintos sociales, la selección natural, sin saltos ni rupturas, ha seleccionado a su opuesto (…) La emergencia progresiva de la moral se manifiesta pues como un fenómeno indisociable de la evolución.
Patrick Tort, Introducción a la antropología darwiniana.

Indica los argumentos que el autor usa para afirmar que la selección natural permite la emergencia de la cultura

La diferencia entre Naturaleza y cultura.

G. Charbonnier.- ¿La cultura, en cierto modo, proviene de la Naturaleza?
Cl. Levi Strauss.- Digamos que implica cierta cantidad de factores de orden natural. Es absolutamente cierto que en cualquier sociedad, sea cual sea, los hombres tienen fundamentalmente las mismas necesidades: alimentarse, protegerse contra el frio, reproducirse, relacionarse con otros también.
G.C.- ¿Pero para su realización?
Cl.L.S.- En la medida en que, precisamente, se trata de necesidades fundamentales y de necesidades cuyo origen es natural, son siempre idénticas dentro de la especie homo sapiens. Lo que interesa al etnólogo y lo que es revelador de cultura, son las modalidades, si lo puedo decir así, diferentes según las sociedades y las épocas, que son impuestas a una materia prima, por definición idéntica siempre y el todos lados.
G.C.- ¿Cuál es el signo que se admite como representativo de cultura? El signo más sencillo.
Cl.L.S.- Durante mucho tiempo, se pensó, y muchos etnólogos lo piensan todavía que es la presencia de objetos fabricados. Se ha definido al hombre como homo faber, fabricante de útiles, viendo en esta característica la marca misma de la cultura. Confieso que no estoy de acuerdo y que uno de mis objetivos esenciales ha sido siempre colocar la línea de separación entre cultura y Naturaleza, no en útiles, sino en el lenguaje articulado. Es ahí donde se produce realmente el salto; supongamos que nos encontramos en un planeta desconocido con seres vivos que fabrican utensilios; a partir de este hecho no podríamos asegurar que pertenecen al orden humano. Efectivamente nos los encontramos en nuestro planeta, ya que algunos animales tienen, hasta cierto punto, la capacidad de fabricar útiles o esbozos de útiles. Sin embargo no creemos que hayan superado la frontera entre la Naturaleza y la cultura. Pero imaginemos que nos tropezamos con seres vivos que tienen un lenguaje, tan diferente al nuestro como se quiera, pero que fuera traducible, es decir, seres con los que nos podríamos comunicar (…)
Pienso que todo problema es lingüístico, lo decimos por el arte. El lenguaje me parece el hecho cultural por excelencia por muchas razones, de entrada porque el lenguaje es una parte de la cultura, una de esas aptitudes o hábitos que recibimos de la tradición; en segundo lugar porque el lenguaje es un instrumento esencial, el medio privilegiado por el que asimilamos la cultura de nuestro grupo… Un niño aprende su cultura porque se le habla: se le reprime, se le exhorta, y todo esto se hace con palabras; finalmente y sobre todo por que el lenguaje es la más perfecta de todas las manifestaciones de orden cultural que forman, por una u otra razón, los sistemas, y si queremos comprender lo que es el arte, la religión, el derecho, incluso la cocina o las reglas de la política, es necesario concebirlos como códigos formados por la articulación de signos, sobre el modelo de la comunicación lingüística.
G. Charbonnier, Entrevista con Claude Levi-Strauss.

¿Por qué es el lenguaje el signo que indica el paso de la Naturaleza a la cultura? Señala los argumentos.

¿Las desigualdades son naturales o culturales?.

Si me he extendido tan largamente sobre la hipótesis de aquella condición primitiva, es porque teniendo que destruir unos antiguos errores y unos prejuicios inveterados he creído tener que calar hasta la raíz, y mostrar en el cuadro del verdadero estado natural hasta qué extremo la desigualdad, incluso natural, dista de tener en ese estado tanta realidad e influencia como lo pretenden nuestros autores.
En efecto, es fácil ver como entre las diferencias que distinguen a los hombres, muchas que no son sino obra de las costumbres y de los diversos modos de vida que los hombres adoptan dentro de la sociedad suelen pasar por naturales. Así, un temperamento robusto o delicado, la fuerza o la debilidad que de él dimanan, proceden más a menudo de la manera dura o afeminada con la cual se ha sido educado que de la constitución primitiva de los cuerpos. Lo mismo ocurre con la fuerzas del espíritu, pues no solamente la educación sienta la diferencia entre los espíritus cultivados y los que no lo están, sino que aumenta la que existe entre los primeros en proporción de la cultura; pues si un gigante y un enano caminan por la misma carretera, cada paso que darán el uno y el otro le dará una nueva ventaja al gigante. Sin embargo, si se compara la prodigiosa diversidad de educaciones y de modos de vida que imperan en los diferentes estamentos del estado civil, con la simplicidad y uniformidad de la vida animal y salvaje en la que todos se nutren con los mismos alimentos, viven de la misma manera y hacen exactamente las mismas cosas, se comprenderá hasta qué extremo la diferencia de hombre a hombre debe ser inferior en el estado natural que dentro de la sociedad, y hasta qué punto la desigualdad natural debe aumentar en la especie humana mediante la desigualdad institucional.

J. J. Rousseau, Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres.

La naturaleza del hombre es histórica

Las premisas de que partimos no tiene nada de arbitrario, no son ninguna clase de dogmas, sino premisas reales, de las que sólo es posible abstraerse en la imaginación. Son los individuos reales, su acción y sus condiciones materiales de vida, tanto aquellas con las que s han encontrado como las engendradas por su propia acción. Estas premisas pueden comprobarse, consiguientemente por la vía puramente empírica.
La primera premisa de toda historia humana es, naturalmente, la existencia de individuos humanos vivientes. El primer estado de hecho comprobable es, por tanto, la organización corpórea de estos individuos y, como consecuencia de ello, su comportamiento hacia el resto de la naturaleza. No podemos entrar a examinar aquí, naturalmente, ni la contextura física de los hombres mismos, ni las condiciones naturales con que los hombres se encuentran: las geológicas, las oro- hidrográficas, las climáticas, y las d otro tipo. Toda historiografía tiene necesariamente que partir de fundamentos naturales y de la modificación que experimenten en el curso de la historia por la acción de los hombres.
Podemos distinguir al hombre de los animales por la conciencia, la religión, o por lo que se quiera. Pero el hombre mismo se diferencia de los animales a partir del momento en que empieza a producir sus medios de vida, paso este que se halla condicionado por su organización corporal. Al producir sus medios de vida, el hombre produce indirectamente su propia vida material.
Tal y como los individuos manifiestan su vida, así son. Lo que son coincide, por consiguiente, con su producción, tanto con lo que producen como con el modo como lo producen. Lo que los individuos son depende, por tanto, de las condiciones materiales de producción. C. Marx / F. Engels. La ideología alemana

BLOQUE 2
DIÁLOGO ENTRE CULTURAS

El diálogo cultural

¿Cómo es posible un encuentro de culturas distintas? …parece desprenderse que las culturas son incomunicables; y, sin embargo, la extrañeza del hombre para el hombre no es nunca absoluta. Es cierto, el hombre es un extraño para el hombre, pero también siempre es un semejante. Cuando desembarcamos en un país completamente extraño para nosotros, como me ocurrió hace algunos años en China, sentimos que, a pesar del mayor de los destierros, no hemos salido nunca de la especie humana.
¿Qué le ocurre a mis valores cuando comprendo los de los otros pueblos? La comprensión es una aventura temible en que todas las herencias culturales corren el riesgo de naufragar en un vago sincretismo. No obstante, me parece que hemos dado hace poco los elementos de una respuesta frágil y provisional: sólo una cultura viva, a la vez fiel a sus orígenes y en estado de creatividad en el plano del arte, la literatura, la filosofía, la espiritualidad, es capaz de soportar el encuentro con las otras culturas, no solo de soportarlo sino de dar un sentido a ese encentro.
Estoy convencido de que un mundo islámico que volviera a entrar en movimiento, un mundo hindú cuyas viejas meditaciones engendraran una joven historia, tendrían con nuestra civilización, nuestra cultura europea, esa proximidad específica que guardan entre sí todos los creadores. Creo que es allí donde termina el escepticismo. Para el europeo en particular, el problema no consiste en participar de una especie de creencia vaga; su tarea la indica Heidegger. Debemos desterrarnos en nuestros propios orígenes” vale decir, debemos volver a nuestro origen griego, a nuestro origen hebreo, a nuestro origen cristiano para ser un interlocutor válido en el gran debate de las culturas; para tener en frete de sí mismo a otro distinto de sí mismo, hay que tener un sí mismo.
Hay que oponer a los sincretismos la comunicación, es decir, una relación dramática en que, una vez tras otra, me afirmo en mi origen y me entrego a la imaginación del prójimo, según su distinta civilización. La verdad humana solo se encuentra en ese proceso en que las civilizaciones van a enfrentarse cada vez más desde aquello que en ellas es lo más vivo, lo más creador. La historia de los hombres será cada vez más una vasta explicación, en que cada civilización desarrollará su percepción del mundo en el enfrentamiento de todas las demás. P. Ricoeur. Histoire et verité

No se trata pues de mantener las diversas culturas como si fuesen especies biológicas y hubiera que defender la biodiversidad. Se trata más bien de tomar conciencia de que ninguna cultura tiene soluciones para todos los problemas vitales y de que puede aprender de otras, tanto soluciones de las que carece, como a comprenderse a sí mismo. En este sentido, un ética intercultural no se contenta con asimilar las culturas relegadas a la triunfante, ni siquiera con la mera coexistencia de las culturas, sino que invita a un diálogo entre las culturas, de forma que respeten sus diferencias y que vayan dilucidando conjuntamente qué consideran irrenunciable para construir desde todas ellas una convivencia más justa y feliz. Habida cuenta, por otra parte, de que la comprensión de otros que se logra a través de la convivencia y el diálogo es imprescindible para la autocomprensión. A. Cortina. Ciudadanos del mundo

Ortega y Gasset: El bodhisatva i el gentleman
El bodhisatva és un ésser destinat a la il·luminació. La classificació budista anomena amb aquest nom el futur buda, és a dir, l’home que és a punt d’arribar a la redempció pel camí seguit a través de graus ascètics i de perfeccions aconseguides al llarg de diverses existències. El gentleman és una paraula anglesa que s’usa per designar la persona que es destaca tant per la seva distinció de maneres i aspecte, com per la rectitud de comportament.
“El pueblo en que predomina la idea de que el verdadero ser del hombre es el bodhisatva no puede crear una técnica igual a aquel otro en que aspira a ser gentleman. Ser bodhisatva es, por lo pronto, creer que existir en este mundo de meras apariencias es precisamente no existir de verdad. La verdadera existencia consiste para él en no ser individuo, trozo particular del universo, sino fundirse en el Todo y desaparecer en él. El bodhisatva, pues aspira a no vivir o a vivir lo menos posible. […]
El gentleman, en oposición al bodhisatva, quiere vivir con intensidad en este mundo y ser lo más individuo que pueda, centrarse en sí mismo y nutrirse de una sensación de independencia frente a todo. En el cielo no tiene sentido ser gentleman, porque allí la existencia misma sería efectivamente la delicia de un juego, y el gentleman a lo que aspira es ser buen jugador en la aspereza mundanal, en lo más ruda realidad. De aquí que el elemento principal y, por decirlo así, la atmósfera del gentleman reside en una sensación básica de holgura vital, de dominio superabundante sobre la circunstancia. Si esta ahoga, no es posible educarse hacia la gentlemaneria. Por eso, este hombre que aspira a hacer de la experiencia un juego y un deporte es lo contrario de un iluso; precisamente porque quiere eso sabe que la vida es cosa dura, seria y difícil. Por ello se ocupará a fondo en asegurarse ese dominio sobre la circunstancia -dominio sobre la materia- y sobre los hombres. De aquí que haya sido el gran técnico y el gran político. Su afán de ser individuo y de dar a su destino mundanal la gracia de un juego le ha hecho sentir la necesidad de separarse hasta físicamente de los demás y de las cosas, y atender al cuidado de su cuerpo ennobleciendo sus funciones más humildes.”
Ortega y Gasset. Meditación de la técnica y otros ensayos sobre ciencia y filosofía. Alianza Editorial. Madrid. 1992. Pàgina 58,65.
 2.12 Manuel Castells: El repte del multiculturalisme
“Europa, Espanya i Catalunya estan vivint dos processos interrelacionats: l’envelliment de la població autòctona i el pes creixent de la immigrada i dels seus descendents. La població espanyola, que estava gairebé estancada des de fa un temps, ha superat els 43 milions. La catalana s’acosta als 7 milions. El nou creixement demogràfic es deu en gran mesura a la immigració, tant per la seva contribució neta com per la taxa de natalitat de la primera generació de dones immigrants. La immigració és una necessitat econòmica peremptòria en societats com la nostra, on la natalitat se situa al voltant d’1,2 nens per dona entre la població autòctona, per sota del 2,1 requerit per a la reproducció de la població. Sense immigrants no hi hauria suficients actius per sufragar les despeses dels inactius, amb una proporció creixent de jubilats i una gran quantitat de persones per sobre dels 80 anys, amb el que això representa com a despesa sanitària i d’atenció personal.
Molts dels que es resisteixen a la immigració no s’adonen que sense els immigrants la nostra economia i la nostra societat no podrien funcionar. No solament perquè ells accepten les feines que no vol ningú sinó perquè sense ells no hi hauria prou braços productius. La multietnicitat de les nostres societats és un procés irreversible. Barcelona n’és un cas paradigmàtic. Per una banda, el 23% de la població té més de 65 anys i el nombre d’inactius adults supera un terç dels residents. Per una altra banda, la població immigrada va passar del 3%, el 1997, al 12% actualment. Tenint en compte la demanda de mà d’obra es preveu més d’un 25% de població d’origen estranger cap al 2020. A Catalunya, la població immigrant oficial era de l’1,3% el 1993 i va créixer al 5,7% el 2003. Però estimant els no registrats i prenent en compte diverses enquestes, es podria situar actualment en un 9%. A Espanya es constata un creixement, en les dades oficials, de l’1,1% el 1993 al 3,9% el 2003. Però l’absència de dades fiables sobre els sense papers impedeix fer-ne una estimació més realista, que personalment situo en un 6% de la població, amb una significativa concentració en les grans ciutats i en algunes àrees agrícoles.
Anem, doncs, cap a una estructura de població autòctona envellida i amb poques criatures, parcialment sostinguda econòmicament per una significativa proporció de població immigrada molt més jove. Així es planteja la qüestió de la relació entre cultures diferents que comparteixen un mateix país.
Ara bé, la multietnicitat no és el mateix que el multiculturalisme. Aquest es refereix a la pervivència de valors i formes pròpies de comportament de persones d’altres països, que canvien amb el nou context, però que generen una barreja de la cultura d’origen i la d’acollida. Per exemple pel que fa a la religió, un dels aspectes més influents en la forma de ser.
Un important estudi del professor Joan Estruch ha documentat que un tercera part dels centres religiosos de Catalunya corresponen a confessions diferents de la catòlica. Entre ells, els més nombrosos no són els islàmics, sinó els cristians evangèlics, amb cultes que tenen una presència significativa entre molts immigrants llatinoamericans. A més a més, el tret específic dels grups immigrants de totes les confessions és el de tenir una religiositat més gran en comparació amb la població europea. La secularització de les societats europees no es dóna a la resta del món, on la religió té un pes cada vegada més fort. Al traslladar-se a Europa, els immigrants porten les seves arrelades creences, amb tot el que això comporta a la vida quotidiana.
La relació entre diverses cultures obligades a coexistir rep un tractament diferent segons països i institucions. Un primer model és el que anomenaré nacionalista, per no dir xenofòbic, que caracteritza països com Alemanya, Escandinàvia o el Japó, on es rebutja l’immigrant i es fa difícil aconseguir la nacionalitat, fins i tot per als nascuts al país, com és el cas de milions de turcs a Alemanya o de coreans al Japó.
El segon model és l’assimilacionista, típic de França i al qual Espanya s’aproxima, on es tracta d’acceptar la multietnicitat però es rebutja el multiculturalisme, perquè s’exigeix que els immigrants abandonin la seva cultura i llengua i adoptin plenament la cultura de la societat d’acollida.
El tercer és l’anglès, que accepta el multiculturalisme, però manté primorosament segregades les diferents comunitats, entre elles i respecte a la societat anglesa, amb invisibles i eficaces barreres de classe i de pertinença.
El quart és el model nord-americà en què es mantenen vives durant generacions les cultures prò- pies de cada grup ètnic i nacional, però alhora s’afirma una cultura comuna que se superposa a les altres i que cobra una força especial perquè no obliga a abandonar la diversitat. Al contrari, la diversitat cultural és un valor promogut des de les institucions de la societat, encara que persisteixi el racisme. Amb el temps, les cultures originàries es transformen, però no desapareixen en una cultura única. Aquest model de diversitat cultural nacional ha demostrat el seu dinamisme. Per exemple, a Califòrnia, la regió més productiva i creativa del món, la població blanca és minoritària (els hispans en constituiran la majoria el 2020) i les anàlisis mostren la contribució decisiva de la immigració tant al creixement econòmic com al desenvolupament tecnològic i la innovació cultural.
En els pròxims anys l’acceptació o el rebuig del multiculturalisme, i la forma com es porti a terme una o altra opció, constituirà potser el problema social més important de Catalunya. Sembla poc realista oblidar la personalitat pròpia dels que han arribat recentment al país. I qualsevol forma repressiva de tractament de la diferència serà caldo de cultiu d’extremismes entre minories que se senten explotades. A més a més, una societat necessita mecanismes de comunicació entre les cultures que la constitueixen. I en això, tant les institucions com l’escola i els mitjans de comunicació han de proporcionar codis comuns. Però únicament es pot construir la comunitat a partir del reconeixement de la diversitat i de la inevitabilitat d’un procés en què ells i nosaltres construirem junts una cultura necessàriament diferent de la dels nostres avis, malgrat que en continuïtat històrica amb la tolerància proverbial de la cultura catalana.
Manuel Castells. El Periódico, 2 de gener del 2005.
 . Bassalla: Etnocentrisme
“Cada cop que els occidentals moderns troben persones la cultura material de les quals té molta menys diversitat que la pròpia, tendeixen a fer odioses comparances entre fa llança i el rifle, les cabanes i els gratacels o les canoes i els avions, i a atribuir la falta de progrés material a la inferioritat de la ment primitiva. Una explicació més raonable és que algunes societats han establert una forma de vida que simplement no dóna gaire valor al canvi tecnològic.
Així passa amb els tikopia, com va estudiar l’antropòleg Raymond Firth a finals dels anys vint. La seva illa nativa, a la Polinèsia, no té minerals, té poques roques i hi escasseja l’argila i la ceràmica per a la construcció. Usen fibres vegetals, fusta i una mica de ferro, aconseguits mitjançant el comerç, per construir vaixells, vestits i eines. Els tikopia van mostrar una decidida falta d’interès pel canvi tecnològic. Firth va trobar que no estaven particularment interessats en fer coses noves o en millorar les tècniques tradicionals.
Peró als tikopia, ni la religió, ni la màgia no els prohibien l’acceptació de la tecnologia moderna. Quan ho consideraven adient, comerciaven obertament buscant eines de metall, vestits europeus i plantes comestibles importades, i també adaptaven tecnologia forana. En resum, malgrat que els tikopia donaven proves de potencial d’inventiva, els mancava l’ambició o l’interès per prosseguir la novetat tecnològica amb rigor. Vivint en una cultura ben integrada, on es recompensava la conformitat a les regles i procediments establerts, no tenien cap incentiu per buscar cap progrés tècnic. Des de la perspectiva occidental, els tikopia estaven tecnològicament estancats; segons el seu sistema de valors, la tecnologia era on havia de ser i en harmonia amb la resta de la seva cultura.”
G. Basalla, La evolución de la tecnología, 1988.
 
Dolores Juliano: Hi ha una tendència a destacar els aspectes negatius de les altres cultures
“Donat que totes les cultures tenen aspectes negatius i aspectes positius, senzillament es seleccionen i descontextualitzen els més negatius i es presenten com a fruit de la irracionalitat i l’endarreriment dels grups ètnics que els sustenten. Al mateix temps s’evita que s’assanyalin les similituds que aquestes pràctiques puguin tenir amb les nostres, ja que nosaltres ens constituïm en el model que volem imposar. La palla en l’ull aliè és objecte de crítica, cosa que està bé, però ens neguem sistemàticament a ampliar la crítica a nosaltres mateixos.”
D. Juliano. El fundamentalismo cultural de nuestra época. Full Informatiu de l’Institut Català d’Antropologia, núm. 73 (juliol-agost).

 Descartes: La independència entre el pensament i el cos.
«Però immediatament vaig advertir que, mentre volia pensar així que tot era fals, calia, necessàriament, que jo, que ho pensava, fos alguna cosa; i observant que aquesta veritat: jo penso, doncs jo sóc, era tan ferma i segura, que les suposicions més extravagants dels escèptics no eren capaces de fer-la trontollar, vaig pensar que podia admetre-la sense escrúpol com el primer principi de la filosofia que cercava.
Després vaig examinar atentament el que jo era, i veient que podia fingir que no tenia cap cos i que no hi havia cap món ni cap lloc on em trobés, però que no podia fingir, per això, que jo no fos, sinó que, al contrari, del fet mateix que jo pensava a dubtar de la veritat de les altres coses, se’n seguia, d’una manera molt certa i evident, que jo era; mentre que si hagués deixat de pensar, encara que tota la resta del que havia imaginat hagués estat veritat, no tenia cap raó de creure que jo fos; vaig conèixer, amb això, que jo era una substància tota l’essència o la natura de la qual no es més que pensar, i que no necessita, per a ésser, de cap lloc ni depèn de cap cosa material; de manera que aquest jo, és a dir, l’ànima, per la qual jo sóc allò que sóc, és enterament distinta del cos i àdhuc més fàcil de conèixer que no aquest, i que encara que aquest no fos, l’ànima no deixaria d’ésser tot allò que és.»
Descartes. Discurs del Mètode.
 

Sintesis de teorias de aprendizaje…

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

24059256_1753727031369213_8748860423196680263_n

entre-lobos
entre lobos